Escucha esta nota aquí

Este miércoles la Gobernación en conjunto con otras instituciones retiró a 103 niños de las Aldeas Padre Alfredo por los múltiples informes sobre la mala situación en la que vivían estos en el centro. Ante eso, al ser consultado sobre el tema, el padre Juan Crespo, vicario General de la Arquidiócesis, lamentó toda la situación, además manifestó que era un tema que se veía venir. 

"Las aldeas no pertenecen a la Iglesia Católica hace 10 años, tras la muerte del Padre Alfredo quisimos ser parte de nuevo, pero la directiva estaba dividida y preferimos mantenernos al margen. Ahora el Estado debe intervenir para que el legado del Padre Alfredo continúe", explicó el religioso. 

Además lamentó que tras esta mala administración de las Aldeas, especialmente los hermanos consanguíneos, tengan que ser sacados de su casa que tantos años le costó construir al Padre Alfredo. 

Duberty Soleto, director del Servicio Departamental de Políticas Sociales (Sedepos), dijo que tras varias denuncias se demostró el mal manejo de las Aldeas después de la muerte del Padre Alfredo. "Nosotros sacamos de allí lo que más nos importaba: los niños. Ellos ahora están bien, han sido llevados a 71 hogares de la Gobernación y a los que son hermanos se los mantuvo juntos para no cortar ese lazo", detalló Soleto. 

Soleto agregó que los chicos están faltos de amor y que por eso se agilizará el sistema de adopción para que ellos puedan gozar de una familia responsable y que les brinde esa estabilidad que necesitan.