Escucha esta nota aquí

Alina Ribera ayer sacaba el barro que tuvo que meter a su casa el sábado para evitar que el agua de lluvia ingrese a su hogar por la puerta de blíndex que da a su dormitorio, porque el resto de su vivienda quedó anegada. 

Ella vive desde hace cuatro años en el barrio El Regreso, en la zona norte de la capital cruceña, pero asegura que esta es la primera vez que el agua de lluvia ingresa a su vivienda. Lo mismo afirma Sixto Murguía, quien vive desde hace tres años en este populoso barrio.

A Emilio Flores Laura, su vecino, no solo le ingresó el agua a su casa, sino que su heladera quedó prácticamente fregada.

Dayara Cortez, otra vecina del barrio, ayer lavaba la ropa que se mojó con la lluvia. Para caminar por su casa, ella y toda su familia deben usar botas, porque toda la calle y su patio están cubiertos por el agua. Inés Arana ayer tampoco fue a trabajar por temor a que vuelva a llover y el agua ingrese a otros ambientes de su casa. A esta mujer se le fregó la única cocina que tenía. 

La lluvia caída el fin de semana fue una de las más intensas. Según los datos del Servicio Nacional de Meteorología y Hidrología (Senamhi), desde las 8:00 del viernes hasta las 8:00 del domingo llovió 180 litros por metro cuadrado en la capital cruceña. Solo entre el viernes y el sábado cayeron 130 litros por metro cuadrado de agua.

Según el Senamhi, el tiempo mejorará hasta este viernes, día en que se pronostica el ingreso de un nuevo frente frío con lluvias, aunque de poca intensidad. Se prevé que la temperatura baje a 14°C. “La temperatura irá en ascenso hasta llegar casi a los 30 grados, con vientos del noreste, pero para el fin de semana se espera un nuevo descenso de temperaturas con posibles lluvias”, informó la pronosticadora Cristina Chirinos.  

Más drama
El Regreso es uno de los barrios más afectados por el mal tiempo del fin de semana.
EL DEBER constató con los subalcaldes que un total de 53  barrios se vieron afectados, mientras que Ramiro Corrales, responsable municipal de Equipos de Mantenimiento, informó de que el fin de semana atendieron 26 barrios de nueve distritos municipales, (5, 6, 7, 8, 9, 10, 12, 13 y 14). Todos fueron por anegamiento, porque el agua se acumuló e ingresó a las viviendas o canales que rebalsaron.
Dijo que se han hecho canalizaciones para que el agua fluya más rápido y que esta lluvia es la que más afectación ha provocado en lo que va del año, porque fue persistente y prolongada, pese a que se han tenido de mayor intensidad, pero de corta duración.

El responsable del Departamento de Emergencias Municipales, Roxney Borda, informó de que se reportaron 50 emergencias por las fuertes lluvias.
Los subalcaldes, al igual que el personal del municipio, ayer continuaron trabajando. Yamilka Sadub, del distrito 5, dijo que en su zona se afectaron cinco barrios; María Eugenia Barba, del D-6, contabilizó 10; mientras que Raúl Saavedra, del D-7, siete.

En el Plan Tres Mil (D-8) se afectó a cinco barrios, según reportó el subalcalde Víctor Celiz.
En el distrito 9, zona Los Lotes, el subalcalde Bernabé Ávalos indicó que tuvieron emergencias en seis de los 78 barrios; mientras que en el D-10, Rudiger Padilla, reportó problemas en cuatro de los 85 barrios en la zona de la carretera a La Guardia. En el D-12, el subalcalde Elio Jaime Saucedo dijo que socorrieron en 10 de los 94 barrios. 

Por otra parte, los distritos más alejados también se vieron afectados: Montero Hoyos tuvo problemas en seis zonas donde trabajan sindicatos de ladrilleros y en algunas propiedades. En  Paurito atendieron seis barrios con más de 50 familias afectadas e incluso se reportó el rebalse de la laguna Nueva Esperanza.  
 
Las rutas 
El director del Servicio Departamental de Caminos, Johnny Soria, informó de que la lluvia afectó más al Norte Integrado, donde un tramo entre Yapacaní y San Germán tiene unos cinco kilómetros con baches y recomiendan transitarlo con precaución. De la misma manera, en el sector de La Angostura hacia Bermejo, zona de los valles, se han tenido deslizamientos.  

Inauguran albergue municipal de invierno
El anticipo de las bajas temperaturas y de las lluvias hizo que la Alcaldía adelante la apertura del albergue municipal que estaba prevista para junio. Así lo confirmó la secretaria de Desarrollo Humano, Rossy Valencia, quien indicó que la comuna invertirá Bs 270.000 para el funcionamiento del albergue en la  antigua terminal, por 60 días. 

Al lugar, los indigentes y personas en situación de calle ingresarán a las 20:00 y saldrán a las 7:00 del día siguiente. Recibirán cena y desayuno, además de que dispondrán de baños y un lugar donde cobijarse y atención médica. 

El lugar tiene espacio para albergar a 200 personas; no podrán ingresar menores de edad, por lo cual  habrá personal de la Defensoría de la Niñez para enviarlos a centros especializados. Así también se derivará a los drogodependientes a los centros de rehabilitación. “El 70% de las personas que llegan a nuestro albergue trabajan en las calles como ambulantes, lustrabotas, cuidadores de autos y otros”, informó Valencia.   

Durante la sesión del Concejo, el edil de UCS Johnny Fernández sugirió abrir albergues en otros distritos, lo cual fue refutado por la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, quien recordó que en años anteriores hubo oposición de parte de los vecinos. 
Fernández convocó a trabajar por un albergue municipal permanente de rehabilitación de personas de la calle.

Comentarios