Escucha esta nota aquí

Tres bebés descansan en camitas improvisadas en un mesón en la sala de recién nacidos, mientras que dos y hasta tres neonatos comparten cada una de las pocas cunas con las que cuenta el servicio de Neonatología del Hospital de la Mujer Percy Boland. Esta es una muestra de la crisis por la que atraviesa este nosocomio de tercer nivel.

Aunque los problemas de infraestructura, de la falta de equipos y de personal se arrastran desde hace varios años, el director del maternológico, Federico Urquizu, asegura que esta vez la crisis tocó fondo, pues el centro está adquiriendo servicios al fiado y sin recursos no podrá funcionar ni un mes más.

Urquizu, con un informe económico hasta julio, dijo que el hospital tiene como saldo de caja y banco solo Bs 1.414.129, siendo que para el funcionamiento mensual requiere como mínimo Bs 2 millones para pagar los servicios de agua, luz y telefonía y otros. “Nuestro hospital requiere atención de las autoridades. Aquí la Gobernación se aplazó, el Gobierno se aplazó, nuestro hospital se está muriendo. Estoy desesperado”, expresó el galeno.

En el informe se detalla que los gastos por pagar, según certificaciones, asciende a Bs 9.172.960, es decir, nueve veces más de lo que se tiene en caja. “Estamos fiándonos de los proveedores y los proveedores nos están cobrando”, añadió.

El gerente del hospital, Jesús Flores, explicó que en esta gestión solo se hicieron compras menores por Bs 50.000, y que se licitó la compra de equipos caros; sin embargo, no se tiene recursos para pagarlos.

Riesgo de cierre

A decir de Urquizu, debido a esta crisis hay riesgo de que la maternidad cierre servicios.

Por su parte, Flores señaló que si la situación continúa así se tendrá que analizar en el consejo técnico dos posibilidades: solo atender las emergencias o ir cerrando servicios de forma paulatina. “Hay otras cosas que no se podrán atender sino se tienen los recursos”, remarcó.

En el mismo informe se detalla que por atenciones de la antigua Ley 475, de agosto a diciembre de 2018, la Alcaldía le debe a la maternidad Bs 13.675.048; y de marzo a junio de este año el Gobierno le adeuda Bs 12.510.008. Es decir, entre ambas deudas suman Bs 26.185.056.

Para Flores, si las autoridades pagan la deuda, el maternológico seguirá funcionando este año.

Ministerio dice que no debe

Sobre el tema, la ministra de Salud, Gabriela Montaño, recordó que los hospitales de tercer nivel, como la maternidad, son responsabilidad de las gobernaciones, y que la deuda a la maternidad la arrastra desde el año 2018 la Alcaldía cruceña.

“Los servicios y esas deudas los debe pagar el gobierno municipal y ellos lo saben”, remarcó. Luego aclaró que el municipio cruceño, al igual que otros, apeló al fondo compensatorio de salud del Gobierno nacional para cancelar la deuda, por lo que actualmente se están procesando todas las solicitudes.

Paralizado convenio por SUS

Montaño afirmó que el Gobierno cuenta con los recursos suficientes para atender las necesidades de la maternidad, pero para ello, requieren que la Gobernación de Santa Cruz firme el convenio para la aplicación del Sistema Único de Salud (SUS) en el departamento cruceño. “En todos los otros departamentos donde se firmó el convenio nosotros ya estamos procesando la inversión. Para Santa Cruz tenemos todo calculado, tenemos los ítems que podemos poner para varios hospitales de tercer nivel. Tenemos recursos para equipamiento, pero el convenio está paralizado”, manifestó.

En respuesta, el secretario departamental de Salud, Óscar Urenda, indicó que el Ministerio de Salud es el que paralizó, desde hace un mes, la firma del convenio por el SUS, pese a que se logró acordar el 100% de los temas, entre estos, que el Gobierno otorgue 408 ítems, invierta Bs 73 millones en equipamiento y cancele el sueldo de 179 trabajadores eventuales.

“Depende de la firma de ellos para que nos paguen por las atenciones que se hacen de la Ley 475. Deben a la Gobernación cerca de Bs 50 millones. Hicimos las gestiones, dicen que van a pagar, pero no vienen a firmar el convenio”, afirmó.

EL DEBER buscó conocer la versión de las autoridades municipales sobre este tema, pero no hubo respuesta.

AUDITAN LA COMPRA DE INSUMOS
El director de la maternidad, Federico Urquizu, dijo que se envió documentación a la Gobernación para que, a través del servicio de transparencia, se investigue la compra de tóner que finalmente no se entregaron al hospital.

El galeno informó de que el gobierno departamental determinó iniciar un sumario a dos trabajadores debido a declaraciones que consideran “falsas” sobre que se reciclan materiales para el funcionamiento del laboratorio interno del hospital.

En respuesta, la dirigenta del sindicato de trabajadores, Marlene Salvatierra, dijo que los están procesando por denunciar irregularidades en el hospital, pese a que tienen fuero sindical. La Federación Departamental de Trabajadores ayer brindó respaldo a ambos funcionarios.

Comentarios