Escucha esta nota aquí

Un equipo de la Gobernación inspeccionó ayer la laguna Palma Verde (zona de la Pampa de la Isla), luego de la mortandad de peces que ocurriera la semana anterior por contaminación de sus aguas, y comprobó que Saguapac inició las medidas para restaurar el daño medioambiental causado.

Según los datos, el jueves pasado, cuadras arriba de la laguna, una alcantarilla de aguas servidas colapsó y la materia séptica terminó en el estanque, lo cual eliminó el oxígeno del agua y provocó la muerte de los peces.

Saguapac, como responsable del alcantarillado en la zona, tomó acciones para mitigar el impacto al ecosistema y no sufrirá sanciones porque el vertido de esas aguas contaminadas fue considerado algo fortuito.

“Saguapac informó de tal evento el viernes, mediante una nota; estamos verificando la veracidad del informe”, señaló Mauricio López, responsable de seguimiento y control ambiental de la Gobernación, quien agregó que, según la ley 1333 de medioambiente, en estos casos la empresa se libra de sanciones administrativas cuando reporta la contingencia dentro de las 48 horas y dispone las medidas correspondientes de reparación.

Ayer, López verificó que se procedió al retiro de los peces muertos y a la instalación de aireadores. La Gobernación analizará el agua dentro de tres días para evaluar la calidad del fluido.