Escucha esta nota aquí

Mientras la cuarentena se mantiene vigente, aunque muchas personas la incumplen, la desesperación cunde entre un número cada vez mayor de familias por conseguir un respirador y ayudar a salvar la vida de sus seres queridos. En las últimas 48 horas se ahondó la necesidad de respiradores porque muchos pacientes de provincias y de la capital cruceña llamaban a los diferentes centros solicitando el equipo.

No todos consiguen camas y menos respiradores. Las autoridades sanitarias han manifestado que en ninguna parte del mundo han sido suficientes los equipos médicos y por eso es urgente que la población entienda y cumpla las medidas de prevención.

EL DEBER tuvo conocimiento de primera mano (del interior del Sedes) que el domingo las autoridades sanitarias buscaban respiradores y camas para 19 enfermos de la capital y de las provincias cruceñas, y de a poco fueron habilitando.

Señalan que en ninguna parte del mundo los sistemas de salud han abastecido porque la situación es rebasada por momentos, por eso la estrategia de la Gobernación responde a habilitar unidades de terapias intensiva, pero no solo necesitan los respiradores sino también al personal suficiente y el equipamiento.

Los dramas se encuentran a cada paso. En la zona del Plan Tres Mil, en el distrito 8, David Álvarez está recostado en una cama, muy agotado y con la respiración cortada. Sus familiares no saben cómo ayudarlo porque no han logrado que ningún hospital lo reciba. Tampoco han podido solicitar asistencia a través de las líneas que habilitaron las autoridades porque las llamadas no entran.

Si bien David tenía desde hace varios días una tos persistente que cortó con mates y vapores de eucalipto y otras plantas medicinales, su salud se complicó el pasado lunes tras afectarse su respiración, la misma que se agravó más la noche de este domingo. Su familia no logra conseguir un espacio en un hospital público para internarlo.

Su hija asegura que ha procurado ayuda a distintos centros de salud, pero la derivan al de su zona. No obstante, allí le ha informado que no hay camas. En otros establecimientos le dijeron que el paciente antes debe hacerse la prueba Covid-19 para luego solicitar atención.

David tiene diabetes, lo que complica su estado, pero a la  gravedad de su salud se suma la necesidad de dinero. La familia espera conseguir un tubo de oxígeno y asistirlo en su domicilio hasta que se consiga un lugar donde hospitalizarlo.

La pandemia del Covid-19 ha dejado en situación crítica a cientos de familias en el departamento de Santa Cruz y mucho más aún al sistema público de salud, que no dispone de camas, de personal y de equipos médicos suficientes para asistir a todos los enfermos.

Gobierno

La ministra de Salud, Eidy Roca, instó a los pacientes con Covid-19 a actuar con responsabilidad y reportar sus síntomas a tiempo, para evitar llegar a un estado crítico que implicará su internación en terapia intensiva.

"El paciente tiene el 50% de la responsabilidad para evitar llegar a terapia intensiva. Si tuvo síntomas y no los anunció ni reportó pensando que era un tema que podría resolver en la casa sin mayores dificultades, (propició que) el problema avance llegando a un estado moderado, grave o crítico", afirmó Roca, según la agencia de noticias ABI.

El tratamiento que se administra a través de los respiradores y los cuidados que se brindan en terapia intensiva son fundamentales en la atención de los pacientes graves, sin embargo, la ministra Roca instó a la población a asumir las precauciones necesarias para evitar llegar a ese extremo.

 "Lo que nosotros pretendemos y aconsejamos a la población es que si se toman las medidas preventivas adecuadas tempranamente no va a ser necesario, casi con seguridad, que se llegue a terapia intensiva. Claro que si el paciente llegó a un estado crítico y no pudo ser estabilizado, la terapia intensiva es vital para su atención y su recuperación", aseguró.

 "Entonces, la clave está en informar oportunamente para tomar las precauciones necesarias en el tratamiento, antes de que el daño llegue a los pulmones", insistió Roca

Cuándo se puede llegar a necesitar de un respirador

De acuerdo con los protocolos sanitarios, el paciente llega a ser internado en terapia intensiva luego de que fue hospitalizado en un estado avanzado y no pudo ser estabilizado en la unidad de emergencia.

 Cuando sus funciones vitales empiezan a fallar y se agrava la insuficiencia respiratoria, se requerirá ventilación mecánica, lo que implica que el estado del paciente es crítico.

Por eso, la ministra Roca sostuvo que las personas que presenten al menos dos de los síntomas del Covid-19, deben ser tratados como casos positivos. Ante esa situación recomendó seguir dos pasos básicos.

En primer lugar, el paciente "debe ser llevado a un centro de aislamiento o también llamado centro de recuperación", donde el personal de salud hará un seguimiento estricto, además se realizarán las pruebas de laboratorio para confirmar o descartar la presencia del virus.

 En segundo lugar, "se tiene que iniciar su tratamiento para la enfermedad en estado leve, con analgésicos antiinflamatorios y otros preventivos de una patología mayor, pero eso se lo hace bajo seguimiento médico. No puede la persona iniciar un tratamiento para estados leves de la enfermedad por su cuenta", sostuvo.

Sobre los respiradores

La ministra Roca hizo referencia al proceso que se sigue para la distribución de los respiradores a los establecimientos de salud en todo el país, a fin de atender las necesidades de todos los pacientes críticos.

"Primeramente, se identifica cuántas camas de terapia intensiva hay en los departamentos, a través de los Sedes (Servicios Departamentales de Salud), que deben definir cuáles van a ser centros Covid-19 y cuáles no; luego, se determina cuál es la capacidad real de camas de hospitalización y de camas de terapia intensiva. El otro elemento es (evaluar) cuántos casos se proyectan o van a llegar a ser atendidos, en estado moderado o en estado grave", precisó.

Todos esos elementos son evaluados para definir el número de camas para terapia intensiva que se habilitarán en los hospitales, lo que también está relacionado con la cantidad de personal que se asignará. 

Solo con base en esos criterios se hace la distribución de respiradores, aunque la ministra no precisó cuántos han llegado al país de los 500 anunciados en abril, ni cuánto tiempo más van a tardar en llegar, como tampoco dijo a qué departamentos se los distribuirá.