Escucha esta nota aquí


Si la pandemia de coronavirus ha sido difícil para cualquier persona, ha sido mucho más dura para las personas con VIH-Sida, quienes durante el confinamiento tuvieron serias dificultades para acceder a los medicamentos antirretrovirales y ahora siguen padeciendo el racionamiento de algunas de estas medicinas. Se trata de los fármacos que impiden que el virus se reproduzca en el organismo y, por tanto, les salvan la vida. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había advertido de la amenaza de revertir los progresos logrados en el acceso a tratamientos oportunos, sobre la base de una encuesta divulgada en julio, que daba cuenta de que 73 países habían informado que corrían el riesgo de que se agoten estos medicamentos como consecuencia de la pandemia de Covid-19. 

De este total, 24 países informaron de la bajada a niveles críticos de las reservas de antirretrovirales y de alteraciones en el suministro de los fármacos. 

Entre las causas citadas en la encuesta estaba la incapacidad de los proveedores para entregar a tiempo los medicamentos y el cierre de los servicios de transporte terrestre y aéreo, junto con el acceso limitado a los servicios de salud dentro de los países como consecuencia de la pandemia.

Violeta Ross, presidenta de la Red Nacional de Personas con VIH-Sida, señaló que Bolivia es uno de los países donde el impacto de la pandemia en la lucha contra el VIH-Sida ha sido muy fuerte, porque durante la cuarentena rígida muchas personas tuvieron dificultades para acceder a sus tratamientos y en estos momentos todavía hay racionamiento de algunos fármacos.

 “En la mayoría de los departamentos la gente no podía viajar, estaba varada en algún municipio y los centros de VIH no tenían ambulancias ni personal para trasladar los medicamentos. Algunas personas del área rural tuvieron que llegar en bicicleta o caminando a los centros de salud para recoger sus medicinas y hubo otros que se quedaron hasta uno o dos meses sin los tratamientos”, contó Ross. 

A estos problemas, se suma el hecho de que hubo gente que ofrecía los antirretrovirales como tratamientos preventivos contra el Covid-19 y que más de cuatro toneladas de fármacos, valuados en más de 140.000 dólares, estuvieron retenidos en la Aduana por cambios administrativos en el Programa Nacional de ITS-VIH- Sida. 

Muchas personas con VIH-Sida también se vieron afectadas por el Covid-19 y tuvieron que transcurrir ambos virus en sus casas. “Sé que algunas de ellas fallecieron aunque no hay registro de ello, ya que no tuvieron la posibilidad de hacer la prueba de coronavirus”, agrega la representante. 

Ross asegura que a medida que se fueron flexibilizando las restricciones también se fue regularizando la entrega de los medicamentos, pero todavía hay problemas. “Hay algunos medicamentos que están en racionamiento, pero esto se debe a que no hay suficiente stock de ciertos esquemas. Eso significa que los problemas causados por la pandemia de Covid-19 no han terminado para las personas con VIH-Sida y es posible que el impacto se vea en los primeros tres meses de 2021”, manifiesta Ross.

La representante de la fundación Redvihda, Martha Banzer, coincide en que, durante la cuarentena estricta, las personas tuvieron muchos contratiempos para acceder a asistencia y tratamientos regulares. “Ha habido personas que han perdido la vida porque no tenían acceso a los servicios de salud, ya que el sistema priorizaba la atención a los pacientes con Covid-19”, lamentó Banzer.

En cuanto a los tratamientos, aunque en Santa Cruz no hubo desabastecimiento, muchos tuvieron dificultades para trasladarse hasta los centros de salud y hasta el Central Departamental de Vigilancia, Información y Referencia (Cdvir) para recogerlos, lo que, sin embargo, se ha ido regularizando. 

Según la OMS, se estima que 8,3 millones recibían tratamientos antirretrovíricos en 2019 en los 24 países que reportaron escasez de suministros. Esto representa un tercio (el 33 %) de todas las personas en tratamiento contra el VIH a escala mundial. 

Vigilancia

La pandemia de coronavirus también tuvo un impacto en la vigilancia epidemiológica. Si bien de enero a septiembre de 2020 se registraron 670 nuevos infectados en Santa Cruz, un 30% menos que en el mismo periodo del 2019, esto no significa que haya menos casos, sino que es posible que haya bajado la captación de casos.

Hoy es el Día Mundial de Lucha contra el VIH-Sida y será una jornada de sensibilización para acabar con la discriminación y el estigma a las personas con VIH-Sida y para avanzar en la lucha contra esta epidemia.

Comentarios