Escucha esta nota aquí

Por: Jessica Vega Muñoz

Con nueve heridas en diferentes partes del cuerpo terminó Raquel Suárez Montero (32), al ser apuñalada por su pareja Felipe Franz Cáceres Rosado (24) la madrugada del lunes, quien luego de agredirla se dio a la fuga, pero horas después la Policía lo capturó.

El hecho ocurrió en el barrio San Antonio de Cotoca, en la vivienda en la que son ‘caseros’. El lunes, cerca de las 2:00, tuvieron una discusión y él acabo propinándole múltiples puñaladas que, por fortuna, no fueron de gravedad.

El subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) de Santa Cruz, Marcelo Yujra, indicó que las agresiones físicas terminaron con lesiones punzo-cortantes en diferentes partes del cuerpo de la mujer.

“Ella empezó a gritar cuando estaba siendo apuñalada y su cuñado escuchó la bulla, se acercó a ver lo que sucedía y vio a su cuñada toda ensangrentada, la auxilió y la trasladó de emergencia hasta el hospital municipal de Cotoca para que no se desangre y le curen todas sus heridas”, explicó Yujra.

Los médicos del hospital dieron parte del hecho a la Policía, cuyos efectivos llegaron a constatar lo sucedido y tomaron la declaración de la víctima. De inmediato iniciaron las investigaciones para dar con el paradero del agresor, quien horas más tarde logró ser capturado y trasladado a las celdas de la comisaría policial de esa localidad.

“La mujer quedó con heridas y este hecho no deja de llamar la atención, ya que pudo tener un desenlace peor. El uso del arma blanca es un elemento que puede quitar la vida a una persona, es por eso que se abrió la denuncia por el delito de tentativa de feminicidio”, precisó la autoridad policial.

El fiscal de Cotoca, Walter Paredes, indicó que este caso es un hecho de tentativa de feminicidio por lo que imputarán al autor por este delito, el mismo que será puesto ante el juez de este municipio, en horas de la mañana.

“Él le asestó nueve puñaladas con el cuchillo a su concubina, pero más bien ella tuvo mucha suerte porque las heridas no comprometieron ningún órgano vital y fueron superficiales, ella está fuera de peligro”, dijo.

De acuerdo al informe del médico forense que valoró las heridas de la víctima, le dio 15 días de impedimento. Ella aún permanece internada en el hospital de Cotoca a la espera de su alta médica. “Las punzadas no dañaron ningún órgano ni provocaron heridas profundas, pero aquí lo que se ve es el hecho, la intención de apuñalar a alguien es intentar quitarle la vida”, sostuvo Paredes.

En lo que va del año, el Ministerio Público registra 52 casos de feminicidios en todo el país.

Comentarios