Escucha esta nota aquí

La Policía de Santa Cruz suma 31 policías fallecidos como consecuencia del Covid-19, y se convierte en la región más golpeada, pues a escala nacional el Ministerio de Gobierno, a través de su titular, Arturo Murillo, confirmó el fallecimiento de 41 uniformados.

El ministro Murillo durante un acto realizado en Cochabamba, lamentó los decesos al afirmar que la tarea de los policías es sacrificada en este tiempo de la pandemia y que se están ofrendando muchas vidas.

En Santa Cruz

El representante de la base policial de Santa Cruz, Julián Barroso, lamentó al señalar que desde que empezó la cuarentena por la emergencia sanitaria en Santa Cruz, murieron 31 de sus camaradas cumpliendo su deber. Asimismo dijo que hay unos 200 internados con Covid-19 en centros médicos y un gran número aislados en sus casas.

Barroso, como portavoz de toda la guarnición policial de Santa Cruz, expresó su preocupación por la saturación de la Caja Nacional pese a que sus camaradas aportan y muchos lo hacen desde hace más de 20 años.

"Muchos camaradas en su desesperación tuvieron que peregrinar por todos lados. Ante la saturación de la Caja se ven obligados a dirigirse a otros centros privados, pero la mayoría a sus casas", lamentó.

Barroso reveló la experiencia vivida por uno de los policías  internado en la Caja Nacional y necesitaba urgente un respirador. "No había respirador en la Caja y salimos durante un día a buscar uno. Recorrimos hospitales y clínicas privadas  y cuando nos preguntaban dónde estaba el paciente y le decíamos que en la Caja nos negaban la ayuda. Apelamos a un ventilador que nos donó la CRE y nuestro camarada sigue en la Caja", refirió.

Hace un mes la Alcaldía entregó un hospital de primer nivel a la Policía con capacidad para 60 camas en la zona de Los Tusequis. Sin embargo hasta hoy no fue equipado y se mantiene sin funcionar.