Escucha esta nota aquí

“Según pobladores y autoridades, hoy día (lunes) ha bajado en un 70% el incendio (...) hay pequeños focos que he visto ocasionalmente y el Superpuma estaba trabajando.

Un solo helicóptero hizo 79 descargas de agua (64.780 litros)”, afirmó el presidente Evo Morales después de sobrevolar la Chiquitania y de bajar a entregar víveres y equipos para coadyuvar en las tareas de apagado de incendios.

“Seguramente ha sido muy grave, en Peniel nos avisan de cinco viviendas quemadas que vamos a reconstruir, pero finalmente me alegro de que no hay incidentes, solo sembradíos perdidos”, complementó a tiempo de asegurar que el auxilio no se irá de Roboré hasta sofocar el fuego para luego seguir avanzando a otros municipios con ayuda, como San Ignacio, El Carmen Rivero Tórrez y Charagua.

“¿Qué es lo más importante para mí? Preservar las vidas humanas”, subrayó el mandatario, por eso es que a los dos helicópteros que están trabajando se va a sumar un tercero para evacuar gente en caso de que sea necesario. Para ello ya se habilitaron dos albergues, uno está en Roboré y el otro en San José de Chiquitos.

Por su parte, el alcalde de Roboré, Iván Quezada, informó de 300 personas que fueron llevadas a Chochís para ser atendidas por asfixias y problemas respiratorios.

Más equipos y ayuda

Bajo la premisa de “ante la adversidad, unidad y solidaridad”, que pronunció Morales, se confirmó por sus afirmaciones que ayer estaban llegando hasta la ‘perla del oriente’ 60 bomberos, 400 policías, seis cisternas con agua y 500 soldados, algunos de todos estos desde La Paz y otros de regimientos vecinos.

A través del Ministerio de Defensa, el Gobierno entregó a la Alcaldía de Roboré equipos contra incendios, entre ellos: linternas, protectores de humo, cascos, matafuegos, mochilas de agua, rastrillos y machetes, 50 mochilas fumigadoras, 1.000 barbijos, 21 máscaras antigás, 58 mascarillas de respiración y 35 pares de botas.

Tags

Comentarios