Escucha esta nota aquí

Santa Cruz de la Sierra elegirá hoy a su nuevo alcalde o alcaldesa que estará administrando la silla edil más poderosa económicamente del país durante los próximos cinco años.

Son 10 los postulantes que compiten por este cargo y que durante los dos meses que ha durado la campaña se han concentrado en captar el voto en las calles, a través de los debates, pero también tiñendo esta etapa electoral con la guerra sucia.

Los candidatos

De los 10 postulantes, ocho ya tienen un pasado político, han estado ligados a las instituciones públicas del departamento o de alguna manera se han relacionado en este campo.

Jhonny Fernández (UCS), Adriana Salvatierra (MAS), Roly Aguilera (Demócratas), Angélica Sosa (SPT), Rosario Schamisseddine (Unidos) y Omar Rivera (MTS) ya saben de las lides de la política al haber estado en cargos públicos, ya sean municipales, departamentales o nacionales en, por lo menos, los últimos 15 años.

En el caso de Enrique Bruno (SOL), su última función en la Gobernación fue la de secretario de Seguridad Ciudadana y director del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) hasta que se retiró para ser jefe de campaña cuando Luis Fernando Camacho se postuló a la presidencia del Estado.

Los que no cuentan con una trayectoria en política son el empresario Víctor Hugo Núñez del Prado (FE) y el periodista José Gary Áñez (C-A).

El padrón de la capital

Santa Cruz de la Sierra cuenta con 1.085.876 personas habilitadas para sufragar hoy, de acuerdo al último padrón electoral presentado por el Servicio de Registro Cívico (Sereci).

Lo que llamó la atención de este último empadronamiento, es que, comparado con el de las elecciones generales de 2020, decreció alrededor del -0,04% (432 votantes menos). Pero en comparación a las elecciones subnacionales de 2017, tuvo un aumento del 17%, ya que en ese entonces la población votante era de 925.633.

“En términos numéricos, ha decrecido, pero es necesario tener en cuenta otras variables, como los inhabilitados y depurados, que también son categorías que han crecido en comparación al proceso electoral pasado”, explicó en su momento Adolfo Freire, director del Sereci.

 Los mensajes

Durante la campaña electoral, los candidatos buscaron llegar con diferentes mensajes para captar la atención de los votantes.

Algunos se inclinaron por presentarse como la renovación con experiencia, otros como la experiencia que, de acuerdo a ellos, se necesita para la administración pública, pero también hubo los enfocados en la renovación de las figuras políticas que necesita la ciudad.

En las últimas semanas, la guerra sucia ocupó espacio en los debates en las redes sociales. Desde denuncias por asuntos personales hasta los ligados con las gestiones pasadas de las candidaturas fueron la comidilla en las conversaciones habituales.

Otro dato interesante fue la gran cantidad de demandas que se presentaron unos contra otros. Sosa y Fernández fueron el blanco de los mismos. a Ambos los demandaron por difusión de encuestas y, en el caso de Sosa, por un audio que la alcaldesa interina envió a sus secretarios pidiendo que pongan sus cargos a disposición porque éstos no estarían cumpliendo con las expectativas de la campaña.

El que tuvo mayor repercusión fue la inhabilitación de Áñez debido a una denuncia de un ciudadano que demandó al periodista porque supuestamente éste condujo su programa radial al inicio de la campaña.

El Tribunal Electoral Departamental (TED) cruceño inhabilitó a Áñez, pero éste apeló a la decisión, por lo que fue enviada al Tribunal Supremo Electoral (TSE), donde la resolución fue revocada, dándole un impulso a la competencia del candidato de C-A.

Las propuestas

Similares. Todos iniciaron su campaña utilizando a la pandemia de coronavirus como una columna con propuestas de vacunas, brigadas médicas en los barrios entregando medicamentos y realizando pruebas rápidas gratuitas.

Luego, las soluciones al transporte público ocuparon espacio en los medios con propuestas como los trenes urbanos, la construcción de autopistas, entre otros.

Al inicio del año escolar, los ofrecimientos de bonos para los estudiantes también fueron compartidos entre los candidatos.

Y así, entre mensajes, propuestas y guerra sucia de por medio, los habitantes de la capital cruceña tendrán el poder en sus manos de elegir a la nueva autoridad del municipio.

Comentarios