Escucha esta nota aquí

Ayer ya se sintió el cambio de clima, cuando la temperatura descendió, de un día para otro, diez grados centígrados, de 28 a 18.

El frente frío que llega desde el sur impactará todavía más, ya que según el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), desde hoy hasta el amanecer del sábado, el termómetro podría marcar bajar hasta los 12 grados, como mínimo y 18, como máximo.

En el transcurso del sábado y el domingo la temperatura subirá un poco porque el viento que inicialmente iba en dirección sur hasta el día sábado, vuelve a dirección noroeste, lo que apunta a un ascenso de temperaturas.

Cristina Chirinos, del Senamhi Santa Cruz, dijo que ya se ha emitido el aviso de alerta meteorológica, prioridad naranja, porque si bien es cierto que va a descender la temperatura en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, también descenderá en el chaco tarijeño, chuquisaqueño y cruceño, es decir en todo el chaco boliviano y en el Oriente del país.

Chirinos alertó que el frente frío también llegará al Trópico de Cochabamba, a Beni, al norte de La Paz y probablemente a Pando, donde se disipará.

La encargada regional del Senamhi dijo que es normal este frente frío por la época estacional. “Astronómicamente hablando, nos encontramos en otoño, en el hemisferio sur nos vamos alejando del sol y se calienta menos la superficie”, dijo, y puso como referencia que anochece más temprano, a las seis de la tarde en estos días.

Sobre las lluvias, dijo que es posible que el frente frío esté acompañado de humedad y traiga precipitaciones, pero la probabilidad es menor, y las lluvias serían de intensidad débil.

Patologías

Con el frente frío, típico de la estación, también es común que se disparen las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), confirmó el Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz.

Marcelo Ríos, director saliente, dijo que es una constante en Santa Cruz que a partir de los meses de mayo y junio haya un pico histórico en las estadísticas, sobre todo en niños, personas mayores y jóvenes con alergias.

El aire frío predispone a un descenso de la capacidad del sistema inmune, entonces aparecen los virus respiratorios”, explicó, agregando que los vientos exacerbados también elevan la posibilidad de transmisión de los virus.

A eso sumó la tendencia a aglomerarse y a reducir la ventilación en oficinas, precisamente para protegerse de las bajas temperaturas y de la velocidad del viento, factores que inciden en el crecimiento de la casuística de las IRA.

También mencionó la humedad, que por sí sola ya genera un efecto de reacción alérgica en el tejido mucoso traqueobronquial, y que ocasiona que, por ejemplo los niños, aparezcan con el pecho apretado. En el caso de los adultos mayores, no les ayuda su respuesta inmunológica disminuida por los años, y el desgaste pulmonar, que a veces puede derivar en complicaciones como la neumonía.

Ríos dijo que, además, son comunes las crisis asmáticas en los centros de salud, entre quienes tienen una predisposición genética, independiente de la edad.

Datos del Instituto Nacional de Estadísticas muestran que 41,6% de la población menor de cinco años tuvo infecciones respiratorias agudas, de ese grupo, los de la población infantil rural fueron los más afectados.

Podría ser Covid-19

Sobre el riesgo de confundir Covid-19 con las IRA, Ríos dijo que para eso existe en la consulta el nexo epidemiológico, y está a disposición la prueba PCR.

“Los mecanismos de prevención son exactamente los mismos, solo que está el barbijo para una situación más compleja, pero siempre se habló de aislamiento, reposo, etiqueta respiratoria, estornudo con el ángulo interno del codo, o toser con un pañuelo, etc. Entonces, el tratamiento no farmacológico o proceso de contención es exactamente lo mismo, son medidas higiénico-sanitarias”, aseveró.

Ríos también reconoció que el uso del barbijo ha incidido de forma positiva en la reducción de las enfermedades de transmisión respiratoria desde el año pasado.

“El año pasado tuvimos una disminución en la respuesta en la estadística de IRA, por eso no tuvimos casuística elevada de influenza, por el manejo del protocolo de bioseguridad, que disminuyó notablemente los procesos respiratorios, salvo los alérgicos y temas como el asma”, aclaró.

Así como las estaciones climáticas frías llegan con las IRA, las temporadas cálidas también tienen sus propias patologías, en el caso del verano son las Enfermedades Diarreicas Agudas (EDA), sobre todo por el consumo de líquidos en la calle, sin cuidados de higiene, y contagio por el ciclo conocido como mano-ano-boca.



Comentarios