Escucha esta nota aquí

El Ilustre Consejo Universitario (ICU) de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) emitió una resolución el 25 de julio, en la que “prorroga y amplía el término del mandato institucional” y suspende el proceso electoral vigente “hasta el retorno a las clases presenciales con asistencia plena”.

La pandemia que mantiene en cuarentena a gran parte del país y ha obligado a la suspensión de clases también trastoca los procesos electorales de la Uagrm. Para mantener la estabilidad institucional y no provocar un vacío de poder, el ICU aprobó la ampliación de los mandatos hasta que se normalice la situación.

La resolución incluye al rector y vicerrector (que tienen mandato vigente hasta el 23 de septiembre), a los decanos y jefes de carreras (que culminan hoy su mandato de cuatro años) y a otras organizaciones que conforman el co-gobierno universitario, como la federación de profesores, cuya representación feneció el 6 de junio pasado.

Si bien el estatuto de la Uagrm establece que el cargo tiene una duración de 4 años y es improrrogable, el ICU se ampara en la jurisprudencia que permite la extensión de mandato, tanto para la presidenta como para los miembros de la Asamblea Legislativa.

Un grupo de delegados ante el ICU ha interpuesto una impugnación a la resolución alegando que "no es posible prorrogar los mandatos de forma indefinida". Roy Céspedes, delegado por la facultad de humanidades y docente universitario, reclama la publicación de un calendario que limite la extensión de los cargos y afiance el proceso eleccionario.

Céspedes considera que la primera medida que debería aprobarse desde el ICU consiste en la renovación de los miembros de la Corte Electoral Universitaria, "pero el rector no ha querido dar continuidad a la convocatoria para elegir" dichos delegados. Los 3 docentes y 2 estudiantes que forman la Corte son nombrados en plenaria del Ilustre Consejo por 2/3 de los votos, votación a la que postulan los candidatos que hayan cumplido ciertos requisitos.

El actual vicerrector, Oswaldo Ulloa, considera necesaria esta ampliación para “evitar el vacío de poder”. 

La autoridad universitaria recuerda que hace cuatro años “ya tuvimos una experiencia de interinatos, que fue realmente muy traumática para manejar la universidad en ese entonces”.  

Alude a los complejos trámites de representación, delegación de firmas y manejo de cuentas que implican los cambios de autoridad. “Los fondos estaban, pero no podían utilizarse”, resume Ulloa para describir las consecuencias de una ausencia de representatividad.

Eliodoro Méndez primer vicepresidente del ICU recalcó que la vigencia del Ilustre Consejo Universitario se extiende “hasta la primera semana de diciembre” y que la ampliación afectaría a otros órganos del gobierno universitario. 

Argumenta que la postergación de las elecciones responde a la “priorización de la salud y de la vida” y ha sido fruto de un consenso con decanos, docentes y estudiantes.

Ulloa considera que la postergación del proceso electoral interno debería “estar acompañado de un calendario tentativo, y no dejarlo abierto, sin fecha o hasta que normalicen las actividades académicas presenciales”.

Las elecciones dentro de la Uagrm son reguladas por la Corte Electoral Permanente, elegida por el ICU, y tiene la atribución de organizar los procesos de manera autónoma y libre de injerencias.

Más allá del proceso eleccionario

La historiadora y docente de la Uagrm, Paula Peña, considera que hay otras urgencias más importantes que deben ser atendidas por las autoridades universitarias, como las gestiones para dotar de internet a los estudiantes o mejorar las clases virtuales, que tienen debilidades y que impiden un aprendizaje adecuado.

“Lo virtual llegó para quedarse”, señala Peña y apunta a la necesidad de contar con una plataforma educativa funcional que ofrezca la debida continuidad al proceso formativo.

La improvisación que envuelve a las decisiones recientes provoca una “desinstitucionalización importante” que permite el registro o retiro de materias “cuando el estudiante quiera”.

Sobre las elecciones, Peña considera que deberían realizarse cuando se den las condiciones de bioseguridad y no así  “pensando en hacer campaña con los estudiantes”.