Escucha esta nota aquí

Pese a los recortes que denuncian con frecuencia las autoridades morenianas, la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) tiene un presupuesto de Bs 1.270.000.356, que equivale a más de la mitad de los recursos que administra la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, que maneja un presupuesto de Bs 2.296.151.847.

La estatal cruceña se prepara para una elección con la mayor cantidad de postulantes de los últimos años. Diez candidatos buscan ocupar el máximo cargo de esta casa de estudios superiores, en medio de críticas por la postergación de las elecciones en al menos tres ocasiones.

La última fecha fijada por el Ilustre Consejo Universitario (ICU) para los comicios fue el 16 de julio, pero la Corte Electoral Universitaria (CEU) la movió para el 18 de agosto y espera la validación del ICU.

Presupuesto

Del total del presupuesto de la universidad estatal, el 62% se destina al pago de sueldos y salarios de docentes y administrativos; mientras que un 13,5% está destinado a pago de servicios no personales; y un 9,1%, al pago de la deuda pública.

De todos los recursos, Bs 9.414.940 están destinados a cubrir pasajes y viáticos al interior y exterior del país. Una cantidad similar (9.695.675) se destina al transporte de personal.

El delegado estudiantil del ICU, Cristhian Luque, señaló que actualmente la universidad tiene dificultades para el pago de sueldos, pues se depositó un 80% del sueldo de junio a docentes y a los auxiliares de docencia se les debe este mes y un bono de 2020.

Añadió que el sueldo del rector varía con solo Bs 100 al techo salarial del sector público, que es de más de Bs 24.000.

El candidato a rector, Waldo López, indicó que la Uagrm es la tercera universidad pública con más presupuesto del país, pese a que es la primera en cantidad de estudiantes.

La candidata a rectora, María Suárez, cuestiona la transparencia en el manejo de presupuesto de la universidad porque no se conoce los recursos que administra, las partidas presupuestarias y en qué se gasta.

Aseguró que envió una carta al rector, Saúl Rosas para conocer en detalle el presupuesto de la Uagrm y también la entrega de becas, pues hay denuncias de que, si bien llegan a los estudiantes, no a los que realmente las necesitan.

La universidad tiene distintas becas, entre estas a la excelencia, de apoyo social y de fomento a la investigación.

El presidente del congreso universitario que aprobó el Estatuto Orgánico, Rolando López, indicó que los cargos máximos de la universidad (vicerrector, decano y vicedecano) bordean el techo salarial del país y una vez un docente llega a ocupar alguno de estos cargos puede completar su carga horaria (muchos docentes aún trabajan a tiempo parcial) y mejorar sus ingresos económicos, tras retirarse del cargo.

Docentes sin evaluación

Una de las críticas actuales es que los docentes no son evaluados o, en caso de serlo, este proceso no tiene incidencia en su continuidad o no en el cargo.

El vicerrector y candidato a rector, Osvaldo Ulloa reconoció que, aunque existe una evaluación de parte de los estudiantes a los docentes, hasta la fecha ningún maestro fue retirado por recibir una baja calificación en este proceso.

Aunque aclaró que sí se registraron contados retiros, pero por denuncias de corrupción o acoso.

Añadió que la universidad se convirtió en “una institución codiciada”, porque es una de las que mejores salarios oferta, en relación a las privadas y otras instituciones.

El dirigente estudiantil Luque indicó que solo ingresa un nuevo docente cuando alguien fallece o se está por jubilar e, incluso en estos casos, tienen preferencia de a adjudicarse las horas de clases los que ya dictan materias y cumplen tiempo parcial.

“Se invita a alguien a ser docente y si se tiene referencia de que es familiar de algún docente tiene más posibilidades”, sostuvo.

Añadió que sí hay evaluación a docentes, pero estas son archivadas solo como un documento más. “No es que se diga: dicta mal la catedra ya no será docente. No hay una verdadera fiscalización a la calidad académica”, lamentó.

El docente parte del último congreso, López indicó que cada cinco años se hacen calificación para que el docente suba de categoría y, cuando alcanzan más de 25 años en la universidad, se convierten en eméritos y bordean el techo presupuestario. Detalló que el vicerrector gana Bs 100 menos que el rector y los decanos, Bs 100 menos que el vicerrector y los docentes eméritos siguen similar lógica.

Indicó que estos máximos cargos, si bien pueden completar su carga horaria, mantienen su categoría, al dejar el cargo electo.

“En muchas facultades los nuevos docentes entran como invitados y el consejo facultativo saca una resolución que los favorece y solo así obtienen más horas”, remarcó.

Indicó que otro tema que puede ser atractivo para los postulantes en las elecciones es la distribución de las becas universitarias, aunque desconoce la cantidad exacta de estas.

De acuerdo a la Federación Universitaria de Profesores (FUP), actualmente la universidad cuenta con 1.200 docentes, la mayoría a tiempo parcial, es decir, se les cancela por grupo que se les asigna.

También hay docentes con carga horaria cero en algunas materias; es decir, no perciben sueldo, pese a pasar clases. En esta situación afirma estar el actual candidato a rector Germán Cardona, quien aseguró que le cancelan por menor cantidad de horas de las que dicta clases.

Con escaza fiscalización

La candidata a rectora Suárez indicó que no hay control ni interno ni externo en la universidad, por lo que no es de conocimiento público la cantidad de becas que se entregan ni el uso que se da a los recursos.

“Los ICU los debería fiscalizar, pero no lo hace. Debe haber una reorganización de fiscalización a partir de una nueva estructura, como la creación de dos vicerrectorados: uno de finanzas y empresas y el otro de posgrado”, sostuvo, Suárez.

El universitario Luque confirmó que no es pública la forma de distribución de becas, por lo que falta transparencia.

El exrector Julio Salek indicó que se debe impulsar que funcione el cogobierno, para que el estudiante participe en su formación y de la fiscalización de los recursos de la universidad.

El también exrector Jorge Orellana indicó que la falta de fiscalización también pasa porque las autoridades actuales ofrecen prebendas a dirigentes y por ello la distribución de beneficios está en entredicho.

Elecciones

La elección actual es una de las más criticadas debido a las dádivas en la época electoral, a la cantidad de inhabilitados y a la postergación en reiteradas ocasiones de la fecha de votación. El exrector Salek indicó que en sus tiempos las gorras de campaña se hacían con cartulina y se regalaban pocas poleras.

“Veo que hay unos gastos tremendos por el dinero que están disponiendo en campaña. Esto salta a la vista que no está bien. Ahora las campañas creo, están siendo un poco, mucho más prebendalizadas”, sostuvo.

El actual vicerrector y candidato a rector Ulloa coincide con muchas críticas que hacen al proceso electoral la “universidad deja un lamentable espectáculo a la sociedad”.

Orellana consideró que lo saludable para la universidad en este momento es que las autoridades actuales no repostulen, para así dar más credibilidad al proceso electoral.

Al respecto, el expresidente del congreso universitario indicó que la situación en la universidad es una réplica de lo que pasó en la elección general, pues se fragmentó la oposición y todos piensan poder ganar, lo que llevó a que se tenga hasta diez fórmulas.

“La oposición no pudo hacer una sola formula, todos se creen que son oposición, los ocho frentes discuten quién es la genuina oposición y lo que hacen en realidad es fortalecer a los candidatos oficialistas”, consideró.

Este año en la universidad estatal cruceña, además de rector y vicerrector, los universitario y docentes votarán por decanos-vicedecanos y jefes de carrera.





Afirman que no repostularán

La candidata a rectora Justiniano, una de las tres mujeres que aspira al máximo cargo, aseguró que en caso de ganar no se repostulará. “No lo haría porque eso perjudica a la universidad”, remarcó.

Ulloa, quien ejerce por segundo periodo consecutivo el cargo de vicerrector, dijo que postuló porque la normativa lo permitía y aseguró que si esta vez logra recibir la mayor cantidad de votos, ya no volverá a postular al mismo cargo.

El candidato a rector, Vicente Cuéllar, igualmente aseguró que en caso de ser electo no buscará una reelección.

Por último, la postulante a rectora, Blanca Saldaña, también remarcó que no buscará la reelección.




Comentarios