Escucha esta nota aquí

En el departamento de Santa Cruz desde el lunes, 15 de marzo, se abrió la vacunación contra coronavirus a personas con insuficiencia renal y cáncer. Las dosis son esperadas por este grupo de personas porque muchas de ellas luchan contra más de una patología crónica

Uno de ellos fue José Orellana, con solo 24 años, padece de insuficiencia renal e hipertensión arterial. Este joven fue uno de los primeros en recibir la dosis china en la Caja Nacional de Salud (CNS) y esperaba con ansias la vacuna porque tenía una reinfección, pues ya enfermó de coronavirus y afortunadamente pudo vencer la enfermedad a pesar de la gravedad de su cuadro.

“Cuando me dijeron que me vacunarían estaba tranquilo. Es un alivio para nosotros”, expresó, mientras estaba en observación ante posibles reacciones por la vacuna, lo que en su caso no ocurrió.

Orellana recuerda que cuando enfermó, en junio del año pasado, tuvo que ser internado casi un mes. Incluso recibió oxígeno. “Quedé sin secuelas y estoy tranquilo”, dice casi como un logro, pues es consciente que sus dos enfermedades de base debilitan su salud. “Muchas de las personas que conozco tienen insuficiencia renal y a la vez hipertensión, o hipertensión y diabetes, y con el tiempo tienen falla renal”, señala.

Para acceder a la inmunización solo tuvo que presentar su documento de identidad. Similar requisito deben cumplir las más de 2.850 personas que tienen cáncer o insuficiencia renal y que están siendo incluidas en la segunda fase de la vacunación, según el plan departamental.

A escala nacional, cerca de 130.000 personas ya recibieron al menos una dosis de vacuna contra coronavirus, la mayoría del sector salud.

Cáncer e insuficiencia

Paola Andrea Cuéllar fue otra persona que se benefició con la vacuna ayer. Ella (31) padece de tres enfermedades de base: insuficiencia renal crónica, hipertensión y lupus.

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, sus males la han puesto nerviosa. Cuenta que desde los primeros casos de coronavirus se cuidó mucho y ya en cuarentena rígida fue incluso más estricta, pues no salía para nada de su vivienda.

“Cuando se tiene una enfermedad crónica hay más riesgo de enfermar y complicarse. Hay que extremar los cuidados”, señaló.

Ella ayer recibió la vacuna, acompañada de una de sus hijas. “Estaba un poco nerviosa, pero optimista de que todo irá bien”, expresó Cuellar.

Otra paciente inmunizada fue Elena Muñoz. Ella tiene insuficiencia renal crónica y forma parte del grupo de la tercera edad. Asistió al hospital con barbijo, gorro y traje de bioseguridad. Cuenta que estas medidas cumple estrictamente desde que llegó el coronavirus a Bolivia.

Pasó la cuarentena rígida en su casa. Por el riesgo de enfermar no la dejaban salir, iba solo al médico para sus sesiones de diálisis, pese a ello no puedo evitar contagiarse de coronavirus.

Enfermé, pero fui asintomática”, dice y agrega que tuvo que ser hospitalizada para estar en monitoreo constante, pues tuvo una hemorragia digestiva y un leve dolor de cabeza.

Fui asintomática”, insiste aún sorprendida por pasar de esta forma el coronavirus, pese a sus factores de riesgo.

De forma simultánea ayer también se vacunaba contra el coronavirus en el Instituto Oncológico. Con un listado y acompañados de sus representantes, los profesionales médicos recibían en orden a los pacientes.

Hasta este hospital llegó Rosmery Modesta Hilaya. Su enfermedad y el inicio de la pandemia complicaron su salud, lo que también le afectó emocionalmente. Justo en enero del año pasado le diagnosticaron cáncer de cuello uterino y tras decenas de examen y consultas médicas no logró empezar su tratamiento. Luego, cuando ya tenía fecha para su quimioterapia, comenzó a propagarse el coronavirus y todo quedó paralizado.

“El año pasado estaba mal. Desesperada, un poco triste, mi enfermedad se estaba avanzando. Me daban hemorragias y debía ir a la farmacia para comprar algún medicamento, anticoagulantes, para tomar. Así me la pasé varios meses”, lamentó.

Ayer ella, junto a un centenar de pacientes, recibió la vacuna contra coronavirus. “Estoy tranquila. Esperaba la vacunación para poder prevenir, solo tenía un poco de nervios. No tuve ningún efecto después de la vacuna, estoy tranquila”, contó después de 30 minutos de la inmunización.

A ella en la habitación de monitoreo de cuadros adversos la acompañaba Reina Arancibia, quien tiene cáncer de mama y recién empezó con las quimioterapias, de hecho, a finales de este mes le programaron la segunda.

Como cualquier persona esperaba la vacuna, veo que es una esperanza más para la salud. No tenía miedo. Solo un poco de nervios”, reconoce.

Otra paciente es Victoria L. Ella tiene 58 años y desde el año pasado lucha contra el cáncer de cuello uterino y recientemente inició tratamiento. Está un poco más aliviada porque ahora, además ya tiene la protección contra el coronavirus. 

Dice que está confiada de no tener reacciones adversas a la vacuna y agrega que “las quimioterapias sí tienen efectos en el cuerpo, pues dejan varios malestares”. “Esta vacuna ya no será nada comparado con los efectos de las quimioterapias”, dice, mientras se marca una sonrisa en su rostro.

Estefanía Trujillo también tuvo demoras en su tratamiento contra el cáncer del cuello uterino. Recuerda que recibió su diagnóstico hace más de dos años, pero no pudo empezar su tratamiento pues no tenía recursos económicos.

“El cáncer es muy caro y no siempre se puede iniciar tratamiento oportuno. Esa es una realidad”, remarca.

La responsable del equipo del Sedes en el Oncológico, Elvi Nina, explicó que se tiene proyectado que en este centro cada día 50 personas reciban las dosis.

Remarcó que la vacuna no está recomendada para las personas que estén con las defensas bajas, las que están con Covid-19 o las que recibieron plasma hiperinmune en los últimos tres meses.




Esperan más vacunas

El responsable de Epidemiología del Sedes, Carlos Hurtado lamentó que por la falta de vacunas disponibles en el país no se pudo ampliar la vacunación a más grupos de riesgo, pues dijo que lo ideal era cubrir esta semana también a las personas de la tercera edad.

La inmunización esta semana también llegará a los centros de cinco municipios: La Guardia, El Torno, Yapacaní, San José de Chiquitos y Pailón.

Por otro lado, el gobernador cruceño electo, Fernando Camacho, informó ayer que solicitó cotización de más de 3 millones de vacunas Pfizer.

Por su parte, el Ministerio de Salud confirmó que antes que finalice este mes llegará otro lote de vacunas contra la enfermedad. Esta vez se espera 1,7 millones de vacunas. Además, se aguardan las dosis del mecanismo Covax.

El viceministro de Salud, Álvaro Terrazas, confirmó que desde abril se prevé ampliar la inmunización a personas que enfrentan una de las 20 enfermedades crónicas.

En el listado mencionó el asma, diabetes, hipertensión, mal de Chagas, tuberculosis, entre otras.


Comentarios