Escucha esta nota aquí

Un niño con discapacidad intelectual quedó sin su triciclo terapéutico que sus padres mandaron a fabricar a su medida, pues desafortunadamente se lo robaron y ahora no cuenta con su herramienta de ayuda para las terapias.

La mamá del niño, Victoria Ticona Condori (45), indicó que su hijo necesita del triciclo terapéutico ya que por recomendación médica debe ejercitar sus piernitas para que no pierda la movilidad.

"Hace dos meses que usaba el triciclo, ¿cómo me van a robar así? Pido que me ayuden a encontrarlo", dijo la mujer.

El robo del triciclo se registró en el barrio Fortaleza, zona de Los Lotes, entre las 18:00 y 19:00. La mamá al percatarse que el triciclo no encontraba en el patio salió a buscar por las calles del barrio y al no encontrarlo, lloró de impotencia.

"Vivimos en la casa de mi suegra, no tiene barda, pero siempre estaba pendiente de dónde mi hijo dejaba el triciclo. Él tiene 16 años, pero es como un niño porque es especial, a veces dejaba el triciclo cerca de la entrada, así que todas las noches siempre lo guardábamos en un lugar seguro", contó la mamá.

Los vecinos no se dieron cuenta del robo, pero sugirieron a la mamá ir a buscar en algunos mercados donde venden objetos usados, pero como ella debe estar pendiente de que su hijo no sufra convulsiones, no pudo ir a buscar el triciclo.

Victoria y su esposo Richard Alejandro Amador (40), además del niño que tiene 65% de discapacidad intelectual, tienen otros dos hijos, una niña de 11 años y un niño de cinco.

"Yo me dedico plenamente a mis hijos, no puedo dejarlos solos porque mi hijo con discapacidad sufre convulsiones y hay que atenderlo. Mi esposo es profesor", comentó la mujer.

El triciclo que apenas tenía dos meses de uso le costó aproximadamente Bs 1.000, dinero que juntaron con esfuerzo para apoyar en las fisioterapias del niño.

"Él camina, pero sus piecitos están un poco encogidos y con el tiempo el médico dijo que puede dejar de caminar, sus piernitas se pueden hinchar, por eso hicimos el triciclo. Además de ayudar a sus ejercicios servía para que mi hijo se divierta", acotó.

La mamá del menor de edad cuenta que su hijo no puede hacer todo tipo de actividades porque al exaltarse sufre las convulsiones debido a que tiene como una verruga en el cerebro que lo hace padecer de los ataques.

Las personas que vean un triciclo con fierros pintados celestes (ver foto), pueden contactarse con Victoria al número de celular 63424973. 


  


Comentarios