Escucha esta nota aquí

Los familiares de las víctimas de la violencia y los atracos en Santa Cruz claman justicia a las autoridades y garantías para preservar sus vidas, toda vez que en uno de los casos se ha comprobado que los principales sospechosos de un crimen son exreclusos que entraron y salieron de la cárcel de Palmasola durante varias oportunidades.

Modesta Huanca, mamá de Brayan Escóbar Huanca, el joven de 16 años que fue asesinado en pleno robo en la pizzería Gran Tobago, pidió con lágrimas en los ojos que las autoridades esclarezcan el crimen de su hijo y que le brinden garantía a la familia, porque tienen temor de que los exreos tomen represalias contra ellos, toda vez que han obtenido fácilmente su libertad en diversas ocasiones.

De acuerdo a los antecedentes presentados por la Policía, Héctor Álvarez (42), alias "Etcheverry", estuvo 9 veces preso y salió de la cárcel 9 veces, pese a haber sido detenido por robo, asociación delictuosa, robo agravado y extorsión.

Este es el prontuario de el "Etcheverry". Tras estar acusado por robo obtuvo su libertad el 19 de octubre de 2011, luego fue detenido el 19 de diciembre de ese mismo año por robo y extorsión. Posteriormente, el 30 de enero de 2014 fue condenado a 10 años de cárcel por robo agravado y el 6 de mayo de 2015 fue condenado a 3 años y 6 meses por el juez Quinto de Instrucción en lo Penal; sin embargo, el 17 de julio del mismo año Álvarez salió libre por orden del juez Cuarto de Ejecución Penal de la capital, por cumplimiento de condena dentro del proceso que le sigue la Fiscalía por los delitos de robo y extorsión.

Otro de los acusados, Marco Antonio Mendoza Dorado, también ingresó a la cárcel el 8 de marzo de 2010, por los delitos de robo agravado, asociación delictuosa e intento de suicidio. 

"Tengo miedo por las represalias. Ellos (los detenidos) no están solos, seguramente tienen al resto de la banda delictiva y pueden mandarlos (hasta la pizzería). Por ahora nuestro negocio está cerrado, pero pronto tenemos que volver a abrir, porque nosotros vivimos del trabajo diario y tenemos que responder a una deuda grande", expresó Modesta, la madre de la víctima al confesar que se sintió "impotente" en el momento que le tocó encarar a los detenidos durante la audiencia de ayer.

La mujer dijo a EL DEBER que el pedido de garantías ya se lo hizo al fiscal a cargo del caso, pero todavía no ha recibido ninguna respuesta concreta. "No sé a dónde ir no a quién recurrir. Por la zona de nuestra pizzería no hay presencia policial y pensar en contratar a un guardia privado es un presupuesto aparte que no podemos solventar, ni siquiera tenía para contratar empleados por eso trabajábamos en familia", lamentó Modesta, a quien ahora solo le queda cuatro hijos. Su negocio, ubicado en la av. Piraí, dos cuadras antes del segundo anillo, atiende hasta la medianoche y a veces, cuando hay más clientes, el trabajo se extiende hasta la 01:00 de la madrugada. 

Ella no se explica cómo los exreos pudieron obtener su libertad tantas veces y con tanta facilidad. Deberá aguardar los seis meses de investigación pero espera, al igual que su esposo, que les den sentencias duras para que los culpables no salgan de Palmasola.

Muerte de joven guaraní

Los familiares de Federico Cardoso, perteneciente a una comunidad guaraní en la capital cruceña, pidieron que se agilice la investigación de la muerte del este joven cuyo cuerpo fue encontrado en una calle del barrio 10 de Mayo del Plan Tres Mil con golpes y heridas de arma blanca en la cabeza.

Dora Martínez, familiar de la víctima, relató que la Policía había detenido a un sospechoso del hecho, pero que a las pocas horas fue liberado con el argumento de que no habían pruebas en su contra.

Por su parte, el dirigente de Villa Paraíso, Froilán García, lamentó que la zona se haya llenado de drogadictos lo cual ha generado inseguridad, por lo que incluso las juntas vecinales se han unido al pedido de justicia por la muerte del joven y mayor seguridad para la zona ubicada en la periferia de la capital.