Escucha esta nota aquí

Este jueves se generalizó la aplicación de la tercera dosis en los grupos de adultos mayores y en las personas con patologías de base. En la primera jornada se enfrentaron algunos inconvenientes, pues algunos centros no fueron habilitados y muchos de los que tienen enfermedades crónicas, pese a tener certificado médico, no estaban habilitados para la dosis de refuerzo.

Nelson Carreño llegó hasta el Centro de Especialidades de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), pero no pudo acceder a la dosis, pese a contar con su certificado médico que acredita que tiene diabetes.

Contó que similar situación enfrentó en el inicio de la vacunación, por lo que tuvo que esperar hasta que se habilite su rango de edad, entre los de 40 y 50 años.

La decana de la facultad de Medicina de la universidad estatal, Arminda Morón, explicó que comenzaron a aplicar la tercera dosis para personas con enfermedades de base, pero en el instructivo que recibieron se habilitó a tres patologías: Renal, Cáncer y el Virus del Papiloma Humano (VIH), estos pacientes también deben portar el certificado médico que acredite la enfermedad.

Morón reconoció que en este proceso enfrentaron problemas. “Tuvimos un problema hoy (ayer), por ejemplo; que en el historial de certificado de vacunación de las anteriores dosis las personas no declararon patologías de base y el sistema no nos habilitó para vacunarlos”.

En este centro ayer triplicaron la colocación de la tercera dosis, dado que el miércoles fue el único que arrancó con este proceso, colocando 102 dosis, pero ayer alcanzó a las 329.

De acuerdo con el Ministerio de Salud y Deportes, son más de 20 enfermedades de base las que son prioridad para la vacunación, entre las que están: cáncer, renal, cardiacas, respiratorias crónicas y diabetes. Sin embargo, en Santa Cruz, el pasado 14 de marzo, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) habilitó la vacunación solo a dos grupos de riesgo: enfermos con cáncer y con problemas renales. Luego, no se extendió al resto de enfermedades de base, se optó por reducir progresivamente el rango de edad de beneficiarios.

Esta semana, en el comunicado del Sedes de Santa Cruz instruyó la aplicación de la tercera dosis y aunque menciona a las enfermedades de base, no detalla cuáles serán tomadas en cuenta.

Al respecto, el secretario departamental de Desarrollo Humano, Fernando Pacheco, remarcó que están habilitadas las personas con las cerca de 20 patologías de base aprobadas por el Ministerio de Salud como prioridad, pero el beneficiario debió reportar la patología que padece en el preregistro de vacunación de su primera dosis, para que el sistema habilite la tercera dosis.

En el centro distrito municipal 10 igual resaltaron que, al margen de portar un certificado médico de enfermedad de base, la persona debió reportarla cuando le aplicaron las anteriores dosis, para que el sistema los habilite.

Aunque ayer los pacientes con cáncer no tuvieron dificultad para empezar la inmunización de refuerzo. Se habilitó el proceso en el mismo hospital Oncológico.

Por otra parte, las personas mayores de 60 años, en algunos casos, esperaron desde las 5:30 para garantizar el acceso al refuerzo.

Esta situación se registró en el Centro de Especialidades Médicas de la Uagrm. Uno de los beneficiarios, Maximiliano Perrota, comentó que esperó desde las 6:00 para poder recibir la vacuna. “Todos en casa estamos vacunados, no nos enfermamos todo el año, por eso vengo por mi tercera dosis”, resaltó uno de los cien primeros de la fila.

En el centro de la Udabol también se vivió otro inconveniente, pues no se habilitó la tercera dosis, pero se informó que estaría disponible desde hoy.

Hasta este centro llegó cerca del mediodía Juan Mariscal (68) y contó que, además de ser del grupo de adultos mayores, tiene dos enfermedades de base (presión alta y diabetes), por lo que busca prevenir el contagio con la dosis de refuerzo.

“Todos en casa estamos vacunados, no enfermamos. Vengo porque mejor prevenir porque tengo enfermedad de base”, dijo.

No comenzó en las cajas

En las instalaciones de la Caja Nacional de Salud (CNS) ayer se formaron largas filas de personas en busca de vacunas. Sin embargo, en su gran mayoría eran beneficiarios que les correspondía su segunda dosis, pues aún esta institución no aplicó la dosis de refuerzo.

La responsable de Epidemiología de la CNS, Deisy Ugarte, remarcó que este proceso comienza hoy con dos centros habilitados: el Centro Integral de Medicina Familiar (Cimfa) Central y el centro de la Santos Dumont. Agregó que desde el lunes se sumará el centro de la Pauserna.

A su vez, en la Caja Petrolera de Salud (CPS) informaron que aún no recibían el instructivo para aplicar la tercera dosis, por lo que pedían asistir a cualquier centro público.

Personal de salud

El infectólogo Juan Saavedra enfatizó en la necesidad de aplicar una tercera dosis al personal de salud. Justificó este pedido en que es el grupo más expuesto por lo que tiene alto riesgo de enfermar; porque los estudios internacionales respaldan que con el transcurso del tiempo los niveles de anticuerpo caen aumentando igual el riesgo de contagio, y debido a que la mayoría del personal de salud recibió dosis de Sinopharm que tiene menor porcentaje de efectividad.

En esta línea, Pacheco igual remarcó que insistirán en que se aplique la dosis de refuerzo al grupo personal de salud, pues hay vacunas suficientes.

Las autoridades sanitarias departamentales recalcan a las personas mantener el cuidado de bioseguridad, con el uso del barbijo y el distanciamiento social, porque esta es la quinta semana que se registra incremento en los contagios, por lo que hay riesgo de una cuarta ola.

En el segundo día de aplicación de la dosis de refuerzo en el centro de la Uagrm aumentó la demanda. La gente madrugó para poder aplicarse la tercera dosis

Comentarios