Escucha esta nota aquí

“Por el registro con PCR, podemos decir que mantenemos una transmisión baja, pero si usamos el registro de las pruebas rápidas, que también muestran la positividad, se refleja un leve incremento, porque si bien el promedio de nuevos casos (por PCR) es de 40 y 50, al final, (en total) son 200 pruebas las que salen positivas día a día”, explicó Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz, durante la última reunión ampliada del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED).

Para Ríos, Santa Cruz debe volver al autocuidado, y considera importante que el COED siga activado, “actualmente haciendo un estudio de seroprevalencia en todas las provincias, que ya arrancó y que tendrá resultados en las próximas semanas”, sostuvo, y celebró la continuidad de estrategias como la búsqueda de casos, y el mantenimiento de servicios de salud para una respuesta adecuada en caso de repunte, “que será solapado, muy silencioso, y que dependerá mucho del comportamiento de la población”, anunció.

De acuerdo al último informe consolidado hasta el 3 de noviembre por el Sedes y presentado al COED, en septiembre, octubre y lo que va de noviembre, los reportes de nuevos casos por prueba rápida como método de diagnóstico superaron a los de PCR. En septiembre se realizaron 3.393 pruebas rápidas y 2.276 PCR, mientras que en octubre fueron 3.035 rápidas y 1.273 PCR.

En la reunión del COED se mencionó que ya se tomaron más de 29.000 pruebas rápidas, de las cuales más de 11.000 dieron positivo a Covid-19. 

Asimismo, se presentaron los óbitos confirmados con pruebas PCR y los que se registraron por nexo epidemiológico (personas que estuvieron en contacto con quienes dieron positivo) y por clínica (personas que presentaron síntomas de la enfermedad y que fueron atendidas por esta causa).

Acerca de la letalidad, Ríos indicó que la nacional está en 6,2, lo que significa 6,2 decesos por cada 100 personas que tuvieron Covid-19, como promedio. 

Reconoció que Santa Cruz mantiene todavía una letalidad de 9,8, la más alta del país, que Cochabamba ha tenido un surgimiento muy rápido en la última semana, con 9,1, casi a la par del departamento cruceño.

En este sentido, Ríos dijo que Santa Cruz se mantiene firme en cierta particularidad en el diagnóstico. “En letalidad, manejamos la PCR y el diagnóstico clínico de los profesionales, que hace una diferencia con los otros departamentos. Ellos han mantenido algo muy rígido, solo se registra PCR positivo al que fallece, pero si muere alguien y no le hacen PCR, no registran, y eso hace una gran diferencia”, informó.

“Si nosotros solo hiciéramos el diagnóstico por PCR, tendríamos la mitad de la letalidad. Somos el único departamento en el país que hicimos PCR y clínica, es decir que por clínica pusimos positivo a Covid-19, por eso estamos con 9,8 de letalidad. Si quitáramos el diagnóstico clínico, terminaríamos en 4 o 4,5 de letalidad, una de las más bajas del país”, aseguró Carlos Alberto Hurtado, gerente de Epidemiología del Sedes.

Algo de optimismo

A pesar de que las cifras generales de los ocho meses que van de la pandemia son fuertes, y de que está vigente la amenaza del rebrote, Ríos da una señal alentadora.

“Si bien el departamento ahora tiene más del 30% de los casos confirmados en el acumulado total, si solamente sacamos una foto a los últimos 14 días para ver el comportamiento de la pandemia en el país, Tarija ya ha superado a Santa Cruz.

Tiene 26% de los casos; Santa Cruz tiene 24%, seguido de Chuquisaca, La Paz, Potosí y Cochabamba, sobre todo en cuanto a la cantidad de casos diarios en el país”, argumentó.

Según el reporte consolidado del Sedes, tras los ocho meses de la pandemia, Santa Cruz se mantiene en primer lugar en casos positivos Covid-19, con casi 45.000; seguido por La Paz, con 35.000; por Tarija, con más de 16.200; por Cochabamba, con casi 14.000; por Potosí, con más de 9.000; Chuquisaca, con casi 8.000; Beni, con más de 7.200; Oruro, con más de 6.000; y, por último, Pando, con más de 2.300.

En la reunión del COED determinó que, si bien los datos muestran que se ha desacelerado el contagio, aún se atraviesa una situación de riesgo.

Hasta la semana epidemiológica 43, el indicador se mantenía en 0,9; sin embargo, recién cuando es menor a 0,5 por dos periodos de incubación de la enfermedad, es decir durante cuatro semanas seguidas, se puede decir que la situación está controlada.

Ríos observó las aglomeraciones recientes por Todos Santos y por la convulsión del país, y dijo que las siguientes dos semanas con claves para ver en qué dirección va la pandemia.

Si durante esta aglomeración de personas la propagación del virus fue efectiva, debemos esperar entre tres a cuatro periodos de semanas epidemiológicas para la incubación del virus, incrementado por la situación climatológica”, sugirió.

Ya en la reunión ampliada del COED, el gobernador Rubén Costas manifestó su preocupación por la tendencia de las últimas cifras. “Hemos venido advirtiendo que este rebrote va a suceder. La meseta que estaba baja empezó a subir. A mitad de octubre ya había más casos que en todo el mes de septiembre. La gente se ha relajado mucho”, lamentó.

Por su parte, la alcaldesa interina Angélica Sosa, dijo que aunque algunos indicadores den calma, “no podemos bajar la guardia ante la posibilidad de que es un hecho concreto y real”.

La autoridad municipal pidió ser estrictos con los cuidados de las medidas de bioseguridad.