Escucha esta nota aquí

Óscar Cacharani (41) y su hijo Leonardo, de 17años, acuden a la capilla del Instituto Oncológico para aferrarse a la fe, cada vez que el muchacho debe someterse a tratamientos de quimioterapia para contrarrestar la leucemia (cáncer en la sangre) que le diagnosticaron hace tres años.

Han sido tres largos años que el joven padre y su hijo enfrentan solos la terrible enfermedad, sin más ayuda que la que les llega de los voluntariados. Lo que más les quita el sueño son los remedios para las quimioterapias, que son bastantes costosos y no hay dinero que alcance.

En el país el costo del tratamiento contra este mal oscila entre Bs 5.000 y 190.000, dependiendo del tipo de tumor. Cacharani es contador y percibe un salario mensual de Bs 4.000.

Todo lo que gana se va en remedios, pasajes y otros gastos; pero además está el desgaste de estar peregrinando por las medicinas que escasean y de pensar de dónde se sacará más dinero para el próximo tratamiento.

Su fortaleza es ver sonreír a su niño cada vez que el tratamiento sale bien y su mayor anhelo es verlo completamente sano. Cacharani, como otros padres de familia y pacientes que luchan contra esta enfermedad, esperan que la ley del cáncer traiga alivio económico a las familias, garantizando un tratamiento gratuito.

“Nuestras fuerzas se van buscando los medicamentos. Si nos piden diez sueros, el hospital nos da dos y el resto tenemos que buscarlo en Davosan o Afanic y, si no hay allí, tenemos que comprarlo en la farmacia.

Ahí es cuando uno se pregunta ¿por qué el Estado no se ocupa de eso para que nosotros nos dediquemos a cuidar íntegramente de nuestros enfermos? Ojalá que con esta ley sí lo haga”, manifiesta.

Otra mamá que tiene la esperanza de que la norma que se aprobó en Diputados garantice la gratuidad en el tratamiento es Carmen Rocha, que lleva seis años batallando contra la leucemia que le diagnosticaron a su hijo, de 14 años.

Ha tenido que vender su casa, su vehículo y otras cosas para costear el tratamiento de un cáncer que reaparece. “Ya estoy yesca. Que el tratamiento sea gratis sería un gran alivio”, asegura.

Apuntan a la reglamentación

El diputado y proyectista Gustavo Serrano, junto a miembros de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer, calificaron ayer como un logro la aprobación del proyecto de ley del cáncer en la Cámara de Diputados, pero les preocupa que la gratuidad esté ligada al SUS.

Por ello, la presidenta de la asociación, Ana Figueroa, dijo que lucharán porque en la reglamentación se garantice la gratuidad, sin condiciones. La Cámara de Diputados aprobó el jueves el proyecto de ley que garantiza su gratuidad y universalidad progresiva. La próxima semana ingresará a Senadores.

Tags

Comentarios