Escucha esta nota aquí

Waldo Rojas Gil, un librecambista que vive en la población fronteriza de Puerto Quijarro, fue liberado por sus captores el jueves al final del día, luego de que lo mantuvieran incomunicado y con el rostro cubierto desde el miércoles, cuando fue interceptado por desconocidos.

Rojas había sido secuestrado en la zona del Mutún, cuando estaba a bordo de su vehículo, marca Toyota, color mostaza, que utilizaba en sus tiempos libres para trabajar como taxista.

De acuerdo con la denuncia de la familia de Rojas, al no saber nada de su ser querido por más de 24 horas, sentó la denuncia por desaparición de persona en la Policía, activando así las primeras pesquisas del caso.

Gonzalo Medina, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), precisó ayer que el hombre fue plagiado por un grupo de sujetos que lo interceptaron en otro vehículo y lo obligaron a bajar de su motorizado y lo secuestraron.

“Los sujetos que se llevaron al hombre utilizaban chalecos policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) para evitar ser descubiertos”, precisó el jefe policial, que una vez supo del hecho envió un grupo de agentes para iniciar la búsqueda de Rojas.

Ayer los plagiadores se contactaron con la familia del hombre y pidieron $us 20.000 para liberarlo. Los agentes, que ya habían ubicado dónde presumían estaban los secuestradores, estaban a punto de actuar cuando se enteraron de que Waldo Rojas había sido liberado y estaba en el mismo lugar donde se lo llevaron. Aún se busca a los plagiadores.