Escucha esta nota aquí

Crece la preocupación en el municipio de San Ignacio de Velasco. El fuego no da tregua y en los cuatro grandes incendios activos se registran llamas de hasta 30 metros de altura, por lo que se hace difícil hacer frente a esta situación sin maquinaria, la Alcaldía solo dispone de una.

En un contacto con EL DEBER, el alcalde Moisés Salces, sostuvo que al menos 2.000 familias, de 80 comunidades, están siendo afectadas por el fuego y la sequía. San Ignacio de Velasco ya hizo la declaratoria de emergencia y está a la espera de ayuda de otras instancias del Estado.

"Hay que trabajar con maquinaria, pero apenas tenemos una. Además, tenemos que peregrinar por combustible ante Defensa Civil, lastimosamente hay funcionarios que no tienen la apertura, voluntad y disposición del ministro de Defensa (Fernando López). Tenemos que pedir ayuda por todo y nada porque no abastecemos", dijo la autoridad.

Hasta la fecha, el fuego ya arrasado con al menos 800.000 hectáreas, según Salces. Los incendios se concentran en las comunidades de Chirimoya, Santa María, Campamento y el ingreso al parque Noel Kempff Mercado, zona de la comunidad Panorama. 

"Necesitamos maquinaria para combatir el fuego y para limpiar la represa, que se está secando, al igual que los pozos de agua y los atajados", comentó Salces.

Respecto a los vecinos de la comunidad Chirimoya, a quienes se les acusa de ocasionar quemas, el alcalde sostuvo que es el Ministerio Público el que tiene la obligación de aclarar esta situación. Reconoció que los incendios son provocados por las personas, algo que preocupa y tiene en emergencia a varios municipios.