Escucha esta nota aquí

Hoy se cumplen exactamente 17 días desde que Celso Silva salió desde Roboré hacia la capital cruceña, en busca de atención médica para su esposa que estaba embarazada y con Covid-19.

Por la gravedad del cuadro de su esposa que ha requerido asistencia en terapia intensiva, Silva debe conseguir hasta Bs 5.000 al día para cubrir los medicamentos.

Desde que llegó, vive momentos de angustia porque su esposa fue sometida a una cesárea y luego la intubaron, mientras su bebé prematura, fue ingresada a una incubadora.

Silva también había sido afectado por el virus, por lo que recién pudo conocer a su hija cinco días después de su nacimiento. Su esposa continúa intubada. 

Por cuidar a su esposa e hija, este hombre tuvo que renunciar a su trabajo en Roboré y ahora debe peregrinar todos los días por medicamentos que son escasos.

Como él varios familiares de pacientes con coronavirus se ven obligados a dejar sus trabajos para dedicar tiempo para buscar los medicamentos para sus pacientes en terapia y recurren a préstamos para cubrir los gastos de medicamentos que son caros.

Según testimonios de los familiares hay días en que gastan hasta Bs 5.000 en remedios, pese a que estos están incluidos en el Sistema Único de Salud (SUS), por lo que deberían entregarse gratuitamente por el Estado.

Silva cuenta que ya se le agotaron todos sus ahorros y pide que el Estado cumpla con su función de dotar los remedios.

“Gracias a la generosidad de la gente de buen corazón mi esposa está viva. Yo soy de provincia y dejé mi trabajo y dos hijos allá para venir a cuidar a mi esposa y mi bebé, y ya no tengo recursos”, cuenta a tiempo de señalar que
en la ciudad duerme en casa de un familiar.

Un día solo en 10 Fentanil gasté Bs1.500, pero están pidiendo 30. ¡Imagínese!, necesito el triple de recursos para comprarlos”, expresaba ayer a tiempo de calcular que gastó más de Bs 16.000 en este tiempo, por lo que tuvo que vender algunas pertenencias y pedir prestado, con el objetivo de salvar a sus dos seres queridos.

Él trabajaba de albañil y agricultor, pero desde que está en Santa Cruz no puede generar ingresos, por lo que pide ayuda  a la población. Cualquier ayuda al celular 749-35184.

Comentarios