Escucha esta nota aquí

Las precipitaciones que se intensificaron desde la madrugada del miércoles cubrieron al menos 20 municipios del departamento cruceño, lo que ayudó a liquidar la mayoría de los incendios forestales.

De los seis incendios que persistían hasta el martes, solo quedan activos dos, gracias a los agüaceros que fueron claves para su extinción.

No obstante, en la ciudad capital y algunas zonas del Norte Integrado, la lluvia generó algunas dificultades, donde barrios enteros quedaron con sus calles anegadas.

Según los reportes del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), de la Gobernación y de los municipios, este miércoles llovió en Santa Cruz de la Sierra, San José de Chiquitos, Puerto Suárez, Concepción, San Matías, San Ignacio de Velasco, Camiri, San Javier, Ascensión de Guarayos, Warnes, Montero, Mineros, Cuatro Cañadas, San Julián, Pailón, Postrervalle, Vallegrande y Cuevo.

El responsable del Comité de Crisis, Luis Alberto Alpire, informó que las precipitaciones más intensas se dieron en Saavedra, donde cayeron 54.59 litros por metro cuadrado, y en la ciudad capital, que fue de 44,47 litros por metro cuadrado.

“Llovió lo suficiente, no solo para generar la humedad necesaria para que arranque la siembra de la campaña de verano, sino también para mitigar los incendios”, señaló Alpire, al puntualizar que los que puntos de fuego que aún persisten son los que afectan a la zona de San Ignacio de Velasco y al Parque Nacional Kaa-Iya, en Pailón.

Entre los incendios sofocados con las lluvias, que en algunas zonas persisten desde el pasado fin de semana, está el de la Reserva Municipal Copaibo en Concepción, que estuvo activo por tres meses, por lo que era el de mayor data.

El alcalde de Concepción, David Mollinedo, se mostró contento con las precipitaciones, al indicar que ayudaron a liquidar el incendio en esta reserva del árbol Copaibo.

“Ya no tenemos foco de calor alguno. Estábamos muy preocupados por la situación”, manifestó el burgomaestre de ese municipio.

Este incendio se inició el 10 de agosto y afectó hasta el fin de semana se cerca de 100.000 hectáreas.

Mollinedo explicó que entre las dificultades que se tuvieron para luchar contra el fuego está la distancia, pues se debía recorrer al menos 180 kilómetros para llegar a la zona de incendio.

“Aquí por la falta de agua cerca de la reserva no pudo operar el helicóptero que llegó de Canadá. Los atajados estaban secos así que solo operaron por algunos días avionetas pequeñas”, recordó Mollinedo.

Por su parte, el director de Medio Ambiente de San Ignacio de Velasco, Mauricio Hurtado, remarcó que gracias a las lluvias ya no tienen incendios activos, aunque la Gobernación cruceña aún monitorea un incendio en ese municipio.

Afectación

Contrariamente a lo que sucedía en la mayoría de los municipios afectados por los incendios, en Warnes la lluvia trajo dificultades a los pobladores de la zona de Satélite Norte, donde el agua corría tapando por completo el pavimento. Además, debido a que el recojo de basura es irregular desde hace varios días, las aguas arrastraron los residuos que estaban sobre las alamedas y las aceras.

En Montero, la lluvia anegó las calles del Casco Viejo, por lo que los mototaxistas reportaron algunas dificultades para transitar, mientras que en Minero el agua ingresó a las instalaciones del hospital municipal.

En Pailón las precipitaciones intensas duraron al menos dos horas, mientras que en San Ignacio de Velasco llovió no solo en el área urbana, sino también en algunas comunidades próximas.

El responsable del Comité de Crisis considera que con estas precipitaciones se pondrá fin a la época de incendios forestales en el departamento cruceño, pues entre hoy y los próximos días se espera poder controlar los dos incendios que aún están siendo monitoreados.

Pronóstico

Por su parte, la meteoróloga del Senamhi (regional Santa Cruz), Cristina Chirinos, informó que no se esperan más lluvias en lo que resta de la semana.

No obstante, se anuncian fuertes vientos, con ráfagas que alcanzarán 50 kilómetros por hora, mientras que la temperatura máxima oscilará entre 33 y 34 grados hasta el fin de semana.