Escucha esta nota aquí

¡Por fin! La lluvia llegó a las zonas que en las últimas semanas se vieron azotadas por los incendios forestales en Santa Cruz, que hasta ayer eran 60 a escala departamental. Tal y como lo anunció el pronóstico agrometeorológico de la Gobernación cruceña, llovió en El Puente, Concepción, Ascensión de Guarayos, San José de Chiquitos, Vallegrande, Puerto Suárez y en la zona urbana de Postrervalle; sin embargo, el aguacero aún no llega a la zona del Chaco, afectado seriamente por la sequía y los incendios.

Según la estación meteorológica de Alto Seco, dependiente de la Alcaldía de Vallegrande, hoy llovió en esa población 2,5 litros de agua por metro cuadrado y las temperaturas descendieron hasta los 14,5 grados centígrados (ºC). También se registró lluvia en la zona de Masicurí.


Mientras tanto, en San José de Chiquitos la lluvia refrescó el calentado ambiente de San José y mejoró la calidad del aire. Después de muchos meses de carencia de lluvia, los vecinos del municipio josesano atribuyen el agua a una bendición de Dios, lo que permitió bajar la temperatura del ambiente, que en los últimos días superó los 40ºC.

Según el corresponsal de San José de Chiquitos, Límber Cambará, niños, jóvenes y adultos aprovecharon el agua de lluvia para bañarse a la intemperie o en las cascadas que formaban las canaletas de los techos, pues según la creencia, esto cura más rápido el pitaí.

En Ascensión de Guarayos, la lluvia también llegó como una bendición después de varios días de intenso calor, de densa humareda y de incendios. Según Désther Ágreda, periodista de la región, la lluvia se inició a las 14:30, justo cuando concluían las tareas de logística para el inicio de operaciones de mitigación de incendios entre efectivos de las Fuerzas Armadas, bomberos voluntarios y el Gobierno Municipal, en el estadio Rosauro Arandia.

Por la intensidad de la lluvia ( cerca de una hora), se cree que ya no serán necesarias las tareas de mitigación. Se espera que llueva en toda la provincia Guarayos, a fin de que se apaguen los más de 50 focos de incendios, que hasta el momento han devastado 170 mil hectáreas de monte.

No obstante, la situación no permite bajar la guardia, ya que también hay incendios nuevos en San Ignacio, Urubichá, San Rafael y Roboré, según la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación, Cinthia Asin, quien reportó que hay 1,2 millones hectáreas quemadas en Santa Cruz.


Hasta el mediodía de este jueves, todavía no había caído ni una gota de agua en otras zonas que también son afectadas por la sequía. Tal es el caso de Charagua, donde hace varias semanas no llueve y la sequía está matando al ganado, según el productor Mauricio Saucedo.

Según datos de la Gobernación, hasta las primeras horas de la mañana se registran 482 focos de quema nuevos y existen 50 zonas con focos persistentes. Ayer se registró 1.666 y en lo que va del mes suman 10.280 focos de quema.