Escucha esta nota aquí

Samaipata no descansa. La apacible vida del municipio continúa alterada con la toma del edificio municipal y la disputa por el sillón de alcalde que enfrenta a dos bandos. Flavio López, elegido en las urnas, y Mary Emilia Toledo, nombrada alcaldesa por el Concejo Municipal tras el cabildo realizado el sábado.

Desde ese momento, las dos autoridades se atribuyen la representación municipal y pugnan por el reconocimiento oficial que, por el momento, se decanta en favor de Flavio López. “Amdecruz (Asociación de Municipios de Santa Cruz) tiene listo el pronunciamiento y espera que su presidente retorne de La Paz para firmarlo. Oralmente ya me han dicho que sigo siendo el alcalde”, asegura López.

Con ese argumento de su lado, Flavio López recuerda que fue elegido alcalde de Samaipata a través del voto ciudadano. “No voy a renunciar, ni tengo la idea de hacerlo; sería traicionar al pueblo” repite el burgomaestre que representa a las siglas del MAS.

Como alcalde, indica que sigue realizando gestiones a nombre del municipio. Este martes por la mañana se desplazó a las comunidades para entregar el bono a personas con discapacidad. También tiene agendadas reuniones para proyectar el POA 2021.

“Por seguridad no puede decir dónde estoy trabajando”, dice López y recuerda que, en estos momentos de pandemia, no se pueden detener los proyectos enfocados en salud y equipamiento que ha propuesto desde la Alcaldía para direccionar los recursos provenientes de la recuperación del 12% del IDH.

Sin embargo, desde hace varios días, López no puede acceder al edificio municipal. Tanto la Alcaldía como el edificio de Obras Públicas permanecen tomados por un grupo de pobladores que apoyan a Mary Emilia Toledo como alcaldesa.

Para resolver el conflicto municipal, López plantea el diálogo con la participación de los sectores sociales, como juntas vecinales, OTBs, sindicatos y otros.

Voy a seguir trabajando hasta que haya nuevas autoridades electas, no voy a renunciar, no voy a traicionar al pueblo”, reiteró a tiempo de insistir en el pedido de garantías tanto para él como para su familia, que le permitan actuar sin presiones ni amenazas.

López también dijo que dejará en manos de la justicia la investigación de las amenazas recibidas los últimos días, así como las acciones de amedrentamiento contra su persona y su familia. Señala que un grupo de motoqueros persiste en el acoso permanente tanto en su casa como en los lugares donde se reúne con los vecinos, para obligarle a firmar la carta de renuncia.

Intereses personales

El pasado sábado, un cabildo organizado por el Movimiento Ciudadano Samaipateño y con apoyo del Comité Cívico del municipio consideró la destitución del alcalde e instruyó al Concejo Municipal para que eligiera una nueva autoridad. De esta forma, en una sesión intempestiva y ante el respaldo de los participantes en el cabildo, Mary Elena Toledo fue nombrada como alcaldesa interina de Samaipata.

El líder cívico de Samaipata, Roddy Paniagua, afirmó que la función cívica se limita al cabildo, mientras que el tema legal y político que aclare la dualidad de alcaldes corresponde a los concejales, que han elegido a una alcaldesa.

El abogado constitucionalista José Luis Santistevan recuerda que, mientras no haya una renuncia o destitución del alcalde electo, el Concejo no puede elegir una nueva autoridad. Una destitución  solo correspondería en casos de una sentencia, de una renuncia voluntaria o de incapacidad para ejercer la función, situaciones que no ocurren en este caso.

En opinión de López, el Concejo “ha sido obligado a elegir a la alcaldesa”, pero esa elección no tiene fundamento ni valor. Más bien, la presión ejercida corresponde a intereses políticos que involucran al entorno de un exalcalde que fue involucrado en un caso de malversación de fondos. Flavio López sindica a Pedro Herrera, hermano de la ex autoridad, de querer frenar ese proceso.

Denuncias falsas

El repudio contra el alcalde López se dieron después de los bloqueos de rutas  instruidos por la COB y llevados a cabo por sectores afines al MAS. Los pobladores culpan al alcalde samaipateño de haber apoyado los bloqueos y de haber permitido  desmanes y agresiones hacia los pobladores.

Ante esta denuncia, López pide a los cívicos que muestren las pruebas de tal afirmación, puesto que, hasta el momento, no existe ninguna demanda contra él.

En su descargo, López dijo que intentó comunicarse con los responsables de los bloqueos, “que no eran gente de aquí, sino de Mairana y Pampagrande”. También aseguró que se comunicó con el retén policial de Samaipata, pero ahí le indicaron que con tres efectivos no podían hacer frente a la turba que ingresaba al municipio. “Recién al día siguiente pudimos coordinar con el Comando Departamental para que la policía libere la carretera”, manifestó.