Escucha esta nota aquí

En 16 días Santa Cruz vio una explosión del coronavirus. Entre el viernes 1 y el sábado 16 de mayo se produjo un aumento de casos positivos estimados en el 250%. De los 656 enfermos por Covid-19 registrados al inicio del mes, la cifra subió a 2.297 hasta este sábado. Es decir, en ese periodo hubo 1.641 nuevos infectados.

Las cifras fueron divulgadas este domingo por la Gobernación de Santa Cruz en el informe de la Situación de bajas por Covid-19.

De acuerdo con el reporte, el virus también se llevó el aliento de más personas. En esas dos semanas y media, fallecieron 52 de las personas contagiadas. Esto significa, que los 32 decesos ocurridos hasta el inicio de mes,  aumentaron a 84. 

Las causas de la muerte, en su mayoría, se deben a personas que presentaban otras patologías. "Son varias las enfermedades de base que se pueden complicar, entre ellas la hipertensión, las cardiopatías, diabetes,  problemas renales, las dolencias pulmonares, la obesidad, todo esos son problemas que tiene la población y eso hemos visto en gente que ha estado falleciendo por alrededor de los 50 años. Son jóvenes, pero tienen enfermedades de base", remarcó el secretario departamental de Salud, Óscar Urenda.

De acuerdo el secretario de Salud, en Santa Cruz viven muchas personas jóvenes con diabetes y obesidad. Justamente, en el informe señala que 38 de los fallecidos eran hipertensos o tenían enfermedad cardíaca, 14 padecían de diabetes, ocho de problemas renales, siete estaban con obesidad, tres asma crónico, tres enfermedad neoplásica, uno enfermedad congénita, uno era alcohólico y, además, una estaba embaraza. Los ocho restantes no tenían patología de base.  

La mayoría, es decir, 22 tenían entre 50 y 60 años, más que el rango de edad de 60 y 70 años, considerado de mayor riesgo. En esta franja etaria fueron reportados 18 decesos.

"Después de ver lo que sucede alrededor de la ciudad, no es nada raro que ahora estemos recibiendo esa cantidad de casos. Hay mucho contagio comunitario, porque la gente no está cumpliendo con lo que se le ha enseñado. Si uno va por la Villa (Primero de Mayo, el Plan (Tres Mil, la Pampa (de la Isla) y el Bateón ve que la gente está haciendo una actividad totalmente normal. Ahora estamos pagando las consecuencias", lamentó la autoridad departamental de salud.

Urenda indicó que Santa Cruz se encuentra en un ascenso permanente en la curva de la pandemia y que todavía no llegará a su tope o a aplanar. "Eso nos complicará. Superaremos los más de 4.000 casos. Según los epidemiólogos, podríamos superar esa cifra hasta la primera quincena de junio", sostuvo.