Escucha esta nota aquí

La Asamblea Legislativa Departamental (ALD) de Santa Cruz finalmente contará en los próximos días con sus 28 asambleístas. Desde el inicio de la transición, solo 26 de ellos habían sido acreditados.

El pueblo ayoreo y chiquitano no contaban con su representante ante el hemiciclo legislativo departamental.

En el caso de los ayoreos, se debió a la impugnación de un frente a la convocatoria realizada en enero por el dirigente, Tari Chiqueno.

Finalmente, luego del rechazo a la apelación presentada ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE), se procedió a la elección bajo sus normas y procedimientos propios.

De dicho acto salió elegida como titular Giliana Etacore Chiqueno y como suplente Timoteo Etacori Chiquenoi. Ambas autoridades electas ahora esperan que la Sala Plena del Tribunal Electoral Departamental (TED) cruceño reciba el informe del Servicio Intercultural de Fortalecimiento Democrático (Sifde) para realizar el análisis correspondiente y emita las credenciales de ambos legisladores.

En el caso del pueblo chiquitano, el informe del Sifde señala que se han cumplido con las normas y procedimientos propios en su elección que han sido analizados por la Sala Plena para próximamente notificar con la resolución del mismo”, indicó la vicepresidenta del TED cruceño, María Cristina Vargas.

La resolución también dio luz verde para que la asambleísta chiquitana, Aida Gil Melgar continúe como tal y se espera que se le entregue la credencial correspondiente.

Al respecto, EL DEBER tuvo acceso al informe de la asesoría legal del TED cruceño en el que señalaba que Gil, entre otros, no cumplía los requisitos de elegibilidad porque “debe ser indígena de nacimiento y miembro del pueblo indígena chiquitano, requisito que Aida Micaela Gil Melgar no cumple, toda vez que ella misma manifestó en el proceso eleccionario que no era originaria de ninguna comunidad de San Miguel de Velasco”.

El caso de Valle

El TSE rechazó el recurso de apelación para la reversión de la credencial del asambleísta indígena del pueblo guaraní, Ramiro Valle.

El legislador estuvo en el ojo de la tormenta desde el inicio del proceso de transición en la Asamblea Legislativa Departamental, al ser la cara visible del ‘pacto de unidad’ firmado entre la bancada indígena y el Movimiento Al Socialismo (MAS) para presidir la directiva en este primer año.

El acuerdo era que Valle sea presidente de la directiva esta primera gestión y luego asumiría alguno de los legisladores del MAS.

Finalmente, ante este panorama, 10 capitanes guaraníes presentaron la demanda para la reversión de la credencial de Valle al señalar que no había consultado con su pueblo sobre esta decisión.

Valle forma parte de la directiva de la ALD que asumió  como tercer vocal  y fue el único opositor de la directiva que permaneció en la testera cuando se realizó el juramento de Luis Fernando Camacho como gobernador de Santa Cruz.


Comentarios