Escucha esta nota aquí

La madre naturaleza sigue aullando. Veinticuatro incendios se reportaron hasta este miércoles en distintas zonas del departamento, pero la alerta sigue encendida en la Reserva Municipal Copaibo. Ahí, las llamas están activas desde hace casi un mes y la ayuda sigue siendo insuficiente. 

Desde la Gobernación de Santa Cruz se informó que los incendios se distribuyen en los siguientes lugares: 2 (Concepción), 8 (San Ignacio), 5 (San Matías), 1 (San Rafael), 1 (Vallegrande), 1 (San Antonio de Lomerío), 1 (Cabezas), 1 (Postrervalle) y 4 (Guarayos). Esta última localidad se suma con los incendios desde este martes. En Copaibo ya son 21.986 las hectáreas afectadas y el ministerio de Defensa del Gobierno central anunció que habrá hidroaviones sobre la zona desde este jueves para evitar que el fuego continúa extendiéndose. 

Hoy, desde la capital oriental partieron dos brigadas de bomberos con un lote de herramientas y una bomba que despedirá 1.000 litros de agua en la zona de Campamento, en San Ignacio de Velasco. El alcalde de esta ciudad, Moisés Salces, contó que se invirtió un monto de dinero (no previsto en el POA) para mitigar el avance del fuego; sin embargo, los recursos económicos ya se agotaron e insistió que todos los municipios cruceños atraviesan una grave crisis debido a la pandemia. 

En tanto, los focos de calor continúan en el departamento y hasta este miércoles se registraron al menos 23 focos de calor y 18 de ellos han sido persistentes. Ayer (martes) hubo 243 focos y en lo que va de septiembre suman 4.113 puntos rojos. Según el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales, las localidades más afectadas son San Julián, San Matías, San Ignacio y San Pedro. En el archivo histórico quedó registrado que en septiembre de 2019 se superaron los 11.884 focos.