Escucha esta nota aquí

Los propietarios de bares y billares, también conocidos como "rocoleros", se presentaron esta mañana ante el Concejo Municipal para pedir que sea flexibilizada la norma que les obstruye la obtención del permiso de funcionamiento, pues aseguran que llevan un mes sin poder operar y ya comienzan a sentir el efecto porque tienen deudas económicas.

Basilio Ignacio, titular del sector, indicó que por lo menos quieren 90 días de plazo y que sean menos los requisitos para legalizar los locales y comenzar a atender sin estar presionados ni extorsionados por malos funcionarios municipales.

“Sumando los pagos un permiso llega a costar Bs 5.000, lo cual no puede ser cubierto por la mayoría de los asociados que no pueden mantener a sus familias por este acoso de la Alcaldía”, dijo Ignacio.

El sector se encuentra en emergencia y de no ser escuchados comenzarán a salir en marchas, harán huelga de hambre y se crucificarán afuera del edificio del Concejo.