Escucha esta nota aquí

"Las aves caían de golpe muertas. El humo y lo caliente del ambiente igual les afectaba", cuenta el director del Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) San Matías. Este año las llamas nuevamente afectaron esta zona de preservación y dejaron a su paso grandes pérdidas en flora y fauna.

Sin embargo, las lluvias de hace un par de días ayudaron a sofocar las llamas. De los cuatro incendios activos, quedaron solo dos y son de menor proporción: uno en la zona del Pantano del Caribe, lugar de difícil acceso; y el otro es en  una concesión forestal. 

Pasado el peor momento del desastre, en el que se tenía que priorizar luchar contra el fuego, ahora las acciones se centran en identificar a los animales sobrevivientes que están heridos y brindarles asistencia. 

En este proceso que empezó esta semana, ya se identificaron varios. Uno de ellos es una anta con las patas quemadas. Su imagen recorrió las redes sociales, se la ve con las patas delanteras estiradas cerca de un cuerpo de agua. Pero ella es solo una de los tantos sobrevivientes heridos. 

Igual se identificaron capiguaras, loros, pavas, antas, urinas, ciervos del pantano, entre otros, todos están sueltos dentro del área protegida y hay personal que lleva alimentos, como verduras y frutas a lugares próximos a las fuentes de agua, hasta donde llegan en busca de alimento.

El director del ANMI San Matías, Jorge Landívar, explicó que incluso se vio jaguares afectados por las llamas. "Hemos visto a algunos jaguares afectados por algunas zonas. Ahora no es tan difícil ver a estos animales, peligrosos en otra época, imagino que por su búsqueda de salvación", sostuvo. 

Trabajos de rescate

Estos días, un equipo de avanzada del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) está realizando evaluaciones, para identificar hasta qué zonas del área protegida llegan más animales heridos. 

Justo este martes llegó otro equipo de expertos del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, del Zoológico Municipal de Santa Cruz de la Sierra, de medio ambiente de la Alcaldía y de Alas Chiquitanas.

Daniela Justiniano, de Alas Chiquitanas, comentó que igual se identificó que tras las lluvias salieron a lugares visibles chanchos del monte, la mayoría con las patas y el cuerpo quemado. "Hay muchas aves con laceraciones en las plumas", lamentó. 

En la zona de Santo Rosario, dentro del ANMI, se armó un campamento y se lo denominó el zoológico, porque tiene condiciones para poder albergar a los animales heridos que se encuentren para poder ayudarlos en su proceso de recuperación. 

Daños fatales. En los recorridos que se realizaron estos días dentro del ANMI se identificó que muchos animales no pudieron sobrevivir. Un fotógrafo que ayuda voluntariamente en la zona, Alejandro de los Ríos, retrató los daños que lamentablemente año a año dejan los incendios: cuerpos de animales calcinados, entre estos varias aves.