Escucha esta nota aquí

Una joven madre de 21 años, con problemas de drogadicción, se vio envuelta en uno de los casos más conmovedores de la zona de Limoncito, jurisdicción de El Torno, ubicada a casi 30 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra sobre la antigua carretera al interior. La Policía la detuvo tras acusarla por la muerte de su hija, una menor de un año y 3 meses.

También ayer, otra mamá fue enviada a la cárcel de Palmasola por haber sometido a castigo físico a su hijo, de dos años; ambos casos movilizaron a la Policía, a la Fiscalía y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

El suceso de El Torno

El fiscal asignado a El Torno, José Tarqui, reveló los resultados de una investigación que realiza la Policía con la Fiscalía sobre el drama de la joven madre de 21 años.

Todo sucedió la noche del sábado, cuando la mamá de la niña de un año y 3 meses y de otro niño, de 5 años, se encontraba en su cuarto por Limoncito.

De pronto, según las pesquisas, la madre, en un momento de ira y perdida por el consumo de droga, ahogó a la niña en una bañera. Lo mismo hizo con el varoncito de 5 años. Luego echó llave al cuarto y se fue dando por muerto a los dos. Sin embargo, como ella no tenía recursos para agarrar un vehículo y escapar a otro lugar, por la zona fue encontrada por algunos vecinos que la llevaron a su cuarto. Ahí encontraron a sus dos hijos y de inmediato fueron trasladados al hospital del lugar. Los médicos certificaron el deceso de la niña, pero dieron los primeros auxilios al varón de 5 años y lo salvaron.

El niño, aún con vida, fue trasladado al hospital de niños de nuestra capital donde permanece con diagnóstico reservado, en terapia intensiva.

Un perito forense practicó la autopsia a la bebé y certificó que murió como consecuencia de asfixia por ahogamiento.

La madre fue aprehendida por orden del fiscal José Tarqui y es investigada por infanticidio, por lo que en el transcurso de hoy será puesta a disposición de un juez cautelar.

En su declaración, la joven mamá reveló un triste drama social. Desde sus 15 años es consumidora de drogas, tiene su pareja que es el papá de los niños, pero la abandonó por peleas continuas. Al momento de atentar contra sus hijos estaba bajo efectos de droga. Dijo que vendía algunos víveres en el mercado para sobrevivir y que su madre la ayudaba. Afirmó que pensaba matar a sus dos hijos y luego suicidarse, por eso se fue al puente de la carretera, pero no lo hizo. Luego dijo que trató de tomar veneno.

Otra madre pegó a su hijo El fin de semana otra mamá, de 28 años, fue detenida y enviada por la justicia a la cárcel de Palmasola por violencia familiar contra su hijo, un niño de 9 años.

El fiscal Roberto Méndez imputó a la mujer tras investigaciones. La mujer, frente al juez, pidió perdón y dijo que había aplicado un castigo a su hijo con un cinturón porque no le hizo caso de hacer su tarea a tiempo. Dijo que se le fue la mano y no pensaba nunca hacerle daño, porque ella está estudiando para ser profesora de kínder.

Según la certificación forense, el niño tiene 15 días de impedimento. La madre aseguró que no volverá a incurrir en esa figura jurídica. El juez cautelar Martín Camacho ordenó la detención de la mujer en Palmasola.

Comentarios