Escucha esta nota aquí

Personal de salud de todo el país enfrenta al coronavirus día a día. Detrás de los delantales blancos o verdes hay madres, hijas, abuelas, tías y hermanas, que dejan a sus familias para cuidar pacientes que llegan a los centros de salud y hospitales.

Alrededor de 140 madres de familia trabajan en el hospital de primer y de segundo nivel de Yapacaní y se dedican diariamente a cuidar a los enfermos.

 "Para nosotros, es un día normal, le ponemos el hombro a esta situación crítica. Cada día aumentan los casos sospechosos y positivos", manifestó Ámbar Ayala, directora de segundo nivel, a tiempo de lamentar que dentro del personal de trabajo de ese nosocomio existen dos personas que dieron positivo al Covid-19.

La jefa de enfermeras, María Mamani, no pudo evitar emocionarse al relatar los pormenores de su trabajo diario, al igual que el resto de sus compañeras, ya que es la responsable de coordinar la atención en las salas de aislamiento con pacientes Covid-19, tanto del hospital de segundo nivel como del estadio. "A las madres en su día las felicito, que la pasen bien junto a su familia", finalizó nuestra entrevistada, sin poder evitar que se le cayeran las lágrimas. 

En el hospital de primer nivel, gran porcentaje del personal, son mujeres y madres de familia, que atienden en los distintos programas como el PAI, programa VIH y Tuberculosis, pero a raíz de la llegada del Covid-19  también son parte del equipo de primera respuesta del COEM.

El sector salud de Yapacaní, está compuesto en su mayoría por mujeres que son madres que deben hacer a un lado ese papel importante en sus familias, para salvar vidas. (Soledad Prado)