Escucha esta nota aquí

Confundida, aún en shock, feliz y agradecida con las personas que ayudaron para salvar a su hijo Víctor Eduardo Parada Vargas de una muerte inminente en Malasia, así se escuchó Silvia Vargas en una conversación que sostuvo con el periodista Juan Carlos Arana, luego de que se conociera que el joven había sido perdonado por la justicia de ese país luego que en enero de este año fuera condenado a la pena de muerte en la horca, por haber intentado ingresar con 450 gramos de cocaína a finales de 2013.

“No cabe en mi pecho todo ese agradecimiento”, enfatizó la mujer y dijo que ahora su hijo, que estuvo preso por más de cinco años en una cárcel de la ciudad de Kuala Lumpur, había sido llevado hasta una carceleta de Migración, cerca del aeropuerto de Malasia.

Pero los años de tormento que tuvo que padecer Víctor Eduardo, un joven cruceño de 31 años, comenzaron a contarse desde el momento en que sufrió un accidente laboral en una carpintería, hecho que lo dejó sin parte de sus dos dedos de la mano derecha, tendido en cama recuperándose de la lesión y con deudas.

Una de estas, la más alta, era en favor de un africano, que le dio como opción de cancelación emprender un viaje con cocaína en el estómago hasta Malasia, país que casi termina por convertirse en su lugar de ejecución.

Con su partida y posterior detención, su esposa se fue hasta Chile para buscar trabajo y ayudar a la crianza del hijo que procrearon con Víctor Eduardo, un niño que está al cuidado de sus familiares más cercanos y que ahora tiene 7 años.

“Quiero que mi hijo sea un ejemplo para todos y quiero que sea un hombre de bien”, aseguró la mujer e hizo público su deseo de que lo vivido por su primogénito sirva para ayudar a los jóvenes que piensan en dar el mal paso que dio su hijo.

“Mi hijo hablará con ustedes, mi deseo es grande para ir y hablar sobre esta problemática”, aseveró la mujer.

Sin fecha definida

El ministro de Relaciones Exteriores, Diego Pary, aseguró que el Gobierno colaborará con todas las gestiones que se tengan que hacer en favor de Víctor Eduardo, el joven cruceño que está en poder de Migración en Malasia.

Pary dijo que aún se deben cumplir ciertos plazos administrativos y esperar que la Fiscalía de Malasia no apele a la decisión tomada por la justicia.

La mamá del joven agradeció las gestiones que hizo el Gobierno, que a través de la encargada de negocios de la embajada de Japón, Angélica Ayllón, estuvo asesorando de forma permanente las gestiones para conseguir la libertad del condenado a muerte.

De acuerdo con la señora Silvia Vargas,fue muy importante la presencia diplomática durante todo el proceso de apelación de su hijo y reiteró su agradecimiento al Gobierno.

Tags

Comentarios