Escucha esta nota aquí

El comando de incidencia se reunió esta noche en Concepción para definir detalles de las acciones a realizar mañana, para combatir el fuego en la reserva municipal Copaibo, lugar donde, luego de un mes, la Alcaldía estima que se consumieron 31.000 hectáreas. 

A primeras horas de mañana, una delegación partirá por tierra para coordinar la logística previo al paso en línea de los cuatro hidroaviones. 

El ministro de Defensa, Fernando López confirmó que las aeronaves pasarán en cinco ocasiones y paralelamente brigadas atacarán por tierra. Cada hidroavión Air Tractor 501 tiene capacidad de 2.500 litros y será cargado con cisternas. 

Al finalizar, se prevé una nueva reunión del comando de incidencia para evaluar la efectividad de las descargas, para así asumir las siguientes estrategias.

El responsable de Gestión de Riesgo, Raí Gálvez explicó que se definió que la opción B, en caso de no comprobarse la efectividad de los hidroaviones, es la intervención con un avión Hércules, que está adaptado para descargar 20.000 litros.

El fuego en Copaibo está activo desde la primera semana de agosto y hasta la fecha no logra ser controlado. De hecho, en un sobrevuelo el martes se evidenció que el fuego se sigue extendiendo sin pausa y es el más extenso del departamento. Aunque de acuerdo a la autoridades que ayer realizaron un vuelo de reconocimiento, el fuego se dividió en dos: uno por el norte y el otro por el sur. Mañana se trabajará en el norte.

El miércoles en la tarde, alrededor de 60 efectivos militares, ingresaron a trabajar por tierra con una oruga y dos maquinarias forestales. Las acciones están centradas a hacer cortafuegos.

En los alrededores de la reserva Copaibo hay comunidades asentadas que están en riesgo. El fuego está más próximo a Nueva Esperanza.