Escucha esta nota aquí

Todavía descansaba el sol cuando el son de la flauta y el ritmo de la tamborita se marcaba la reanudación de la marcha indígena de los pueblos originarios de las tierras bajas. 15 kilómetros separan a la columna de Cuatro Cañadas, lugar donde esperan instalarse un par de días para retomar la organización del Parlamento Indígena y recuperar las fuerzas que permitan completar los más de 100 kilómetros que restan hasta Santa Cruz de la Sierra.

En la capital cruceña ya se encuentra la columna chiquitana de la marcha. Un centenar de indígenas aguarda en el atrio de la catedral la llegada de la columna principal, que partió de Trinidad el 25 de agosto y camina, desde hace casi un mes, la ruta entre ambas ciudades.

Amparados por la débil luna y transitando una vía en obras con poca iluminación, la marcha salió desde La Estrella, una comunidad menonita al borde de la carretera, después de un ligero descanso. Quieren evitar, de esta manera, el intenso calor y el asfalto abrasador que lastima los pies de los caminantes.

Ancianos, mujeres y niños acompañan la marcha con la esperanza de ser escuchados. Son más de 300 representantes de una treintena de pueblos indígenas del Oriente boliviano (Amazonia), del Chaco y del occidente; cinco departamentos enarbolan la bandera de la defensa de la tierra y el respeto a la dignidad de los pueblos indígenas: Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Potosí.

La presidenta de la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia (Apdhb), Amparo Carvajal, se sumó este martes en la comunidad de Los Troncos a la XI Marcha Indígena por el Territorio y la Dignidad. 

El respaldo ofrecido por personal del Colegio Médico y la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) contribuye al cuidado de los marchistas. Atención médica, masajes, supervisión y control ante el desgaste acumular forman parte del apoyo logrado en favor de los marchistas.

Siete médicos vigilan la marcha. Una ambulancia y dos camionetas respaldan a los marchistas. También es constante la presencia de la Policía que resguarda la orilla de la carretera, dado el alto tráfico de esta, especialmente de camiones de alto tonelaje

“Queremos hablar con los cuatro poderes del Estado”, subrayó Marcial Fabricano, al ser consultado con quienes se reunirán en Santa Cruz de la Sierra.

“Corresponde porque en cada uno de esos estamentos constitucionales, tenemos que aclarar, ratificar, reclamar, hablar y buscar entendernos para que se asuma que nuestras demandas están en la Constitución Política del Estado y solo queremos que se cumplan”, dijo.

La Iglesia ha pedido a la población el acompañamiento, acogida fraterna y ayuda humanitaria para la marcha indígena durante su recorrido y hasta la llegada a la capital cruceña, donde esperan reunirse con las autoridades para plantear sus demandas.

También se pronunció el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, quien respaldó la acción de los indígenas. “Es un deber de los cruceños, el resaltar el sacrificio y la valentía de los indígenas, víctimas del atropello de este gobierno de turno, que hacen una protesta pacífica, enmarcados en la paz y democracia, cuya marcha debe ser admiraba y respetada por el pueblo", remarcó.

Comentarios