Escucha esta nota aquí

“Marchamos por el futuro de nuestros hijos y dar seguridad jurídica a nuestra tierra. 

Si hay que escribir con sangre nuestra historia lo haremos. Tenemos que dejar el legado más importante para las generaciones que vienen y ese es el territorio”. De esta manera la Gran Cacique del Pueblo Chiquitano, Beatriz Tapanache, tomó la voz de la X Marcha desde el municipio cruceño de Pailón.

Este grupo conformado por al menos 200 chiquitanos estima llegar hoy a Cotoca, pernoctar en ese municipio y esperar que nuevos organismos se sumen para hacer su entrada en la capital cruceña el miércoles (todavía no está definida la hora, pero se conoce que llegarán a la Catedral de manera pacífica).

Tapanache no descarta que se instaure una huelga de hambre para que internacionalmente se conozca que “la dejadez del Gobierno” los quiere “dejar de lado a punta de fuego y hambre”.

Con rostros cansados y con los pies con ampollas, el grupo se encomendó a Dios y recordó los objetivos de la caminata: exigir la declaratoria de desastre nacional, denunciar la otorgación irracional de tierras y asentamientos ilegales, entre otras expuestas por entidades que convocaron a esta protesta, como la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob).

Joaquín Orellana, presidente de la marcha, recordó que las denuncias ya fueron remitidas al Gobierno, pero hasta ahora no hubo respuesta. “Saben que están violando nuestros derechos, vienen y desmontan sin importar que nuestros ancestros cuidaron el bosque”, lamentó.

Por su parte, Orlando Socoré, otro de los voceros de este grupo y cacique de tierras de la Asociación de Cabildos de San Ignacio de Velasco, también expuso que existen solicitudes a la Gobernación cruceña, como la inclusión de los índigenas cruceños al llamado de la Comisión Agraria Departamental (CAD).

Al ser consultado al respecto, el secretario general de la Gobernación cruceña, Vladimir Peña, señaló que se hicieron contactos para coordinar apoyos con los marchistas y que comparten algunas de sus demandas, pero prefirió no adelantar más hasta no consolidar los acercamientos. Esperan dar un informe en las próximas horas.

Desde el Comité pro Santa Cruz, los voceros indicaron que se están coordinando acciones para recibir a la marcha en Cotoca. Previamente, las damas cívicas asistieron a los manifestantes con alimentos e insumos de salud.

División entre chiquitanos

A diferencia de otras marchas indígenas la afluencia de personas disminuyó. Los mismos dirigentes apuntan a que el partido de Gobierno (MAS) dividió las posiciones de la Nación Chiquitana. Sin embargo se percibió la presencia de dirigentes de otros departamentos, entre ellos del Tipnis y de dirigentes indígenas de Pando.

Quienes aprovecharon el momento también fueron integrantes de grupos políticos que aparecieron para saludar a los manifestantes y hacer fotos y videos, pero su escasa presencia no distrajo el objetivo y el rumbo de la caminata. Los integrantes invitan a la gente, pero piden no desvirtuar la escencia de la protesta indígena.