Escucha esta nota aquí

Benito Condori era el único indígena de tierras altas en la marcha, hasta que hace unos días se le unieron otros compañeros del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq).

Estaba en medio de sirionós, mojeños trininatrios, ayoreos, chiquitanos, weenhayek, etc., y dijo sentirse como en casa. Al preguntarle sobre las razones para participar en una marcha mayoritariamente de oriundos de las tierras bajas, dijo que entre los pueblos indígenas del altiplano y los de tierras bajas hay una gran necesidad de coordinación

"Conamaq siempre ha coordinado con Cidob, nos informamos sobre la marcha indígena de reivindicación de los derechos, y nos sumamos", explicó Condori, que pertenece a las filas del Conamaq.

Benito cree que todas las naciones indígenas tienen  problemas que se repiten a escala nacional. "Parece que los pueblos indígenas no existieran para el Gobierno, sus derechos están vulnerados, los bosques y los animalitos de la selva están siendo quemados, la tierra y el territorio están siendo avasallados, vivimos en un Estado con completas injusticias, nada se respeta", dijo. 

Para Condori, los pueblos indígenas pueden unirse y trabajar para que sus derechos sean respetados, sobre todo ahora cuando "los avasalladores ya no respetan ni los territorios de los pueblos indígenas, y encima el fuego queriendo acabar con el pulmón del mundo", lamentó.

A Benito le importa mucho lo que está pasando en las tierras bajas, dice que si se habla del medioambiente como algo global, la problemática actual no solo afecta a los pueblos del Tipnis, sino también a los del altiplano, e incluso a nivel mundial.

Benito es parte de una facción del Conamaq, actualmente dividido, igual que la mayoría de las organizaciones indígenas de tierras bajas. Asegura que su intención no es hablar mal de alguien, sino decir la verdad, aunque hoy "parezca que es delito". 

Según Condori, el Gobierno de antes y el actual los estuvo y está adoctrinando en una lógica del simbolismo, de la mentira y el odio "porque nos estaban haciendo creer que los cambas nos odian a los collas y los collas a los cambas".

Puso como ejemplo que cuando Jeanine Áñez estaba asumiendo "por sucesión constitucional", los convocaron y les dijeron que los cambas los odiaban. "Cuando hubo el fraude, nunca hubo golpe, hubo renuncia, nos convocaron, salíamos a protestar, pero en la práctica descubrimos que solo era un show político", indicó.

El indígena de tierras altas dijo que la visión cambió cuando ocurrieron los hechos de Sacaba y Senkata. "Manejaron ataúdes vacíos, muertos que se destaparon la cara, esas situaciones nos hicieron entender que era un show político. Los que manejan el Estado a veces nos meten el dedo a la boca, como si no supiéramos, esas situaciones obligan a que los pueblos indígenas originarios nos unamos, por eso estoy acá", insistió.

También dejó de creer al ver todo lo sucedido con la pandemia. "En la gestión de Áñez, los hermanos del MAS decían que no existía enfermedad, hemos salido a bloquear la llegada de oxígeno a los hospitales, pero entró el presidente Lucho y nadie dijo nada, y encima trajeron vacunas, esas situaciones nos hacen despertar, buscamos la unidad", aseveró.

La manipulación, según Condori, no es solo de parte de este Gobierno, sino también de "la derecha". Cree que los indígenas originarios son la reserva moral del Estado, y que aún no han llegado en serio al Gobierno, "si es que llegaron, ha sido nombrados a dedo del Gobierno, no en representación de las bases". 

Para Condori, siempre se trató de un grupo organizado para saquear la economía del Estado.

Ahora, como pueblos indígenas originarios, Condori dice que quieren barrer la politiquería, y que eso solo se logrará con unidad, campo/ciudad, pueblos indígenas de tierras altas/bajas. "Podemos recuperar nuestro país, estamos siendo engañados, peleando entre nosotros por nada, en vez de trabajar en armonía". 

Otro reclamo desde su lugar de origen es que faltan obras, y ajustes a la justicia. "Nuestros líderes indígenas son perseguidos políticamente, encarcelados, también la Resistencia Cochala, que está siendo maltratada, encarcelada, pero aquellos que robaron del Estado, como el Fondo Indígena, están libres y defendiéndose desde sus casas, entonces hasta dónde será que hay justicia", arremetió.

Con respecto a la compañía de personas de tierras bajas, Benito Condori dijo que "son buenos", lo tratan bien, y que ha logrado acomodarse a sus maneras. "Entre los pueblos indígenas podemos entendernos. Tal vez el lugar es extraño, pero realmente el territorio de los indígenas de tierras bajas es una maravilla", finalizó.

Comentarios