Escucha esta nota aquí

La marcha indígena cumple este viernes su noveno día. La peregrinación, que exige la defensa de su cultura, territorio y los derechos de los pueblos originarios, empieza a mellar la salud de los marchistas que apelan a la solidaridad en busca de agua y apoyo de un auxiliar médico.

Esta jornada la caravana contó con la incorporación de representantes indígenas de Tarija, Villamontes, además de los pueblos guaraní, guarayo y ayoreo han reforzado la marcha indígena en su ingreso a Santa Cruz.

El presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Beni (Cepib), Abdón Justiniano, encabeza la marcha junto al líder histórico de lo indígenas del oriente Marcial Fabricano. Justiniano desvirtuó las manifestaciones de dirigentes regionales del MAS que acusan a la marcha de mantener un sustento político.

"Seguiremos hasta que el Gobierno de respuesta a nuestras demandas", recalca el dirigente mientras camina por la ruta bajo un castigador sol de mediodía. Esta tarde descansarán en Cerro Chico con la mira puesta en la segunda sesión del parlamento indígena que tendrá lugar en Ascensión de Guarayos.

Junto a los caciques guarayos, y guaraníes, la marcha determinará los ejes temáticos que se profundizarán en la gran asamblea indígena preparada para el 24 de septiembre en la capital cruceña.

Hace nueve días, un centenar de indígenas partía desde Trinidad rumbo a Santa Cruz de la Sierra. Suman ya 130 marchistas en representación de una treintena de pueblos originarios.

Comentarios