Escucha esta nota aquí

El cansancio se va notando cada vez más en los integrantes de la marcha de los pueblos originarios del Oriente, Amazonia y Chaco boliviano, que partió desde Trinidad el 25 de agosto y que prevé llegar el 24 de septiembre a la ciudad de Santa Cruz.

Marcial Fabricano, una de las cabezas de este movimiento, hoy volvió a ser asistido por los médicos, porque sufrió calambres y deshidratación.

Los indígenas marchan con sus esposas e hijos/ Foto: Róger Barba

Ruth Ortega, esposa del líder indígena de 68 años, informó que un kilómetro antes de llegar a la comunidad La Asunta, ubicada a 23 kilómetros de San Ramón, Fabricano sufrió calambres, pero con la asistencia de los médicos se logró estabilizarlo. 

 “Nuevamente recibió suero, porque los médicos señalan que, por la caminata, sufrimos deshidratación, pero él ya está estable”, indicó Ortega.

La esposa del dirigente señaló que Marcial Fabricano ya no sufre de dolores de cabeza y que su presión arterial también fue controlada, por lo que ahora está reponiendo fuerzas para seguir la caminata el día de mañana (domingo).

El presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Beni (Cepib), Abdón Justiniano, indicó que el cansancio hace que muchos marchistas sufran de calambres y ampollas en los pies, pues ya llevan  25 días de caminata.

Hoy, a las 4:00 de la madrugada partieron desde San Ramón para aprovechar la frescura de la mañana, pero recién llegaron a mediodía a La Asunta, por lo que casi es imposible escapar del sofocante calor al que se exponen en la carretera. Actualmente, la temperatura en la Chiquitania supera los 30 grados centígrados.



Comentarios