Escucha esta nota aquí

El portavoz del Parlamento Indígena y una de las cabezas de la marcha indígena, Marcial Fabricano, sufrió una recaída durante la movilización en esta jornada y tuvo que ser trasladado a la comunidad Coronación donde pernoctará junto al resto de los marchistas, para continuar su recorrido mañana hasta el municipio de San Ramón.

El cacique Abdón Justiniano informó, en un contacto telefónico con EL DEBER, que Fabricano sufrió de deshidratación, por lo cual se le colocó un suero, además de que comenzó a tener calambres en ambas piernas. “A las 18:00 fue trasladado hasta el municipio de San Ramón para que se le coloque inyecciones y a su vuelta se encontraba conversando con los otros tatas en el atrio de la Iglesia”, dijo Justiniano.

Fabricano es uno de los 35 marchistas de la actual marcha indígena, que participó en la primera movilización de los pueblos de tierras bajas a principios de la década de los 90. “Las nuevas generaciones tenemos que aprender de ellos porque son un ejemplo con la edad que tienen, en poder estar al frente de la marcha”, explicó el vocero.

Para mañana, la columna de la marcha llegará a San Ramón donde se tiene previsto pernoctar en el coliseo del municipio, según la coordinación que tuvieron los tatas con el director general de Seguridad Ciudadana y Prevención del Delito del Ministerio de Gobierno, Carlos Rondón. “Se les va a preparar el coliseo para que puedan descansar, dotar de colchonetas y escucharlos”, dijo la autoridad nacional.

La autoridad recordó que un contingente policial, con 14 uniformados en dos turnos, acompaña a la columna de la movilización, por lo que no existe riesgo de enfrentamientos con pobladores de los municipios de San Julián y Cuatro Cañadas, que son vistos como tramos conflictivos.

Por otro lado, el sacerdote español y fundador del Proyecto Hombres Nuevos (PHN), Nicolás Castellanos, a través de una carta se refirió a la movilización resaltando que la misma tiene por objetivo defender la identidad de los 34 pueblos indígenas del oriente boliviano, además de visibilizar su cultura de libertad, de paz, diálogo, convivencia democrática, en armonía con los bosques y la naturaleza.

“Ya es hora de que los gobernantes escuchen al pueblo, a todos los pueblos, a todos los indígenas. No salimos de esta encrucijada si no se aplica el consenso, la concertación, respetando e integrando las diferencias y los derechos de cada pueblo indígena. Solo así puede levantarse una Bolivia libre, moderna, progresista, pluricultural, pluriétnica, en la que caben todos los bolivianos, culturas e ideologías. Defendamos la Marcha Indígena”, dice parte del documento.

Comentarios