Escucha esta nota aquí

Tras casi dos meses de trabajo, esta semana concluyen los Talleres de Capacitación del Aula Virtual para Apoyo a la Docencia, organizados por el Departamento de Educación a Distancia y Tecnología Educativa (Dedte), de la Uagrm. Hasta el momento, se ha capacitado a más de 1.600 docentes y se espera concluir, el viernes 29, con cerca de 600 profesores de la universidad, incluyendo invitados.

De esta manera, serán más de 2.000 los docentes que estarán en condiciones de impartir la enseñanza online a una población estudiantil de más de 110.000 jóvenes de la casa de estudios pública, los que, desde hace varias semanas, vienen cursando sus materias en esta modalidad, debido a la cuarentena por coronavirus.

“Nuestra plataforma está trabajando casi un 100% de su capacidad, diariamente se registran unas 100.000 conexiones diarias entre alumnos y docentes. Durante la primera semana teníamos una participación aproximada de 5.000 consultas, pero luego aumentaron considerablemente. Esto quiere decir que, por lo menos, el 90% de los estudiantes y profesores está participando”, explica Evans Balcázar, director de la Unidad de Virtualización de la Uagrm.  

Los talleres se han enfocado en tres áreas. La primera es la Construcción Básica del Aula Virtual. En esta, el docente debe crear su propio espacio virtual a través de las herramientas que el Dedte les brinda. Así tiene la posibilidad de subir material, coordinar los trabajos y enviar las tareas.

Luego, está el taller de Gestión y Seguimiento del Aula Virtual, para que el profesor pueda comprobar si el estudiante está participando, si está cumpliendo con las asignaciones y si avanza con los trabajos prácticos que se entregan.

El tercer taller es de Herramientas de Videoconferencia, en el que se compara todo el material de trabajo que tienen a disposición. “Tenemos Adobe Connect, que es la que maneja la universidad; Zoom, que utiliza un grupo de profesores, y las herramientas de software libre, como Jitsi y BigBlueButton. Entonces, explicamos al profesor acerca del manejo de cada una, para que sepa cómo usarlas y elija la que más se adecúe a su materia”, menciona Balcázar.

De acuerdo a lo planificado, se avanzará en esta etapa, esta semana, con todos los profesores Luego, viene el trabajo enfocado en los estudiantes y algunos ajustes que todavía se requieran respecto a la plataforma.

“El trabajo con los estudiantes es más intuitivo, se trata de poder ver las tareas, que reciban los trabajos prácticos a través de correos electrónicos, que logren conectarse, todo eso se soluciona. Con los profesores ha costado un poco más, porque sabemos las dificultades que se les han presentado a muchos, especialmente a los mayores que no estaban familiarizados con estas herramientas”, agrega.

Acerca de las evaluaciones, se espera una resolución del Ilustre Consejo Universitario (ICU), que, a solicitud de las facultades, deberá definir las modalidades. “Ocurre que es muy variable el tema de la evaluación. Por ejemplo, hay carreras como Medicina, que no se pueden evaluar en línea. Entonces, esto tienen que definirlo los consejos facultativos y el ICU. Todavía no se ha dicho nada, pero sí se ha solicitado que se avance en las materias”, indica Balcázar.

El vicerrector de la Uagrm, Oswaldo Ulloa recalcó que, debido a la epidemia, es difícil pensar en retomar las clases presenciales y prevé que tendrá que pasar un buen tiempo para que los universitarios retornen a las aulas. Manifestó que por esa razón se ha puesto énfasis en la capacitación de docentes en el uso de herramientas digitales para adecuar su labor a las clases virtuales.

La autoridad celebró que, a pesar de las dificultades de acceso de muchos estudiantes, se ha verificado un notable avance de las materias a través de este sistema.

Existe un bajo ausentismo de los estudiantes. Sabemos que no puede existir una normalidad dadas las condiciones, por ello hemos gestionando ante el Gobierno el Internet gratuito”, expresó Ulloa.

La autoridad mencionó que es muy probable que se alargue el semestre y se deba reprogramar el calendario académico.