Escucha esta nota aquí

Santa Cruz mantiene la emergencia máxima ante la crecida de los ríos que afecta a unos cinco municipios. Durante todo el domingo, las labores de rescate y evacuación han sido intensas. Más de 600 familias han sido desplazadas de sus comunidades que, en la mayoría de los casos, permanecen bajo el agua.

El municipio de San Pedro es el más afectado. Casi el 100% de la comunidad de Hardemann se encuentra inundada y la Unidad de Primera Respuesta ha evacuado a 481 familias, según el informe oficial.

El responsable de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, Paulo César Suárez, explica que todavía la emergencia es alta en la zona de Hardemann, puesto que resta el rescate de dos familias que permanecen aisladas.

En colaboración con las autoridades municipales se han dispuesto campamentos provisionales para recibir a las familias damnificadas.




Vista aérea de una hacienda totalmente inundada/Foto: Viceministerio de Defensa Civil

La preocupante situación se repite en los municipios de Santa Rosa, San Julián, Puerto Paila y Pailón. En este último municipio la tensión se vivió durante gran parte del domingo ante el riesgo de que las aguas puedan romper los diques de contención e ingresar hacia el área urbana, como ocurrió en 2001.

La Unidad de Primera Respuesta trabajó durante toda la jornada dominical para evacuar a las familias de comunidades con mayor afectación como Valle Hermoso. Al menos 55 familias fueron evacuadas y atendidas en instalaciones municipales.

La situación en Puerto Paila y Santa Rosa resulta un poco más controlada. En Paila fueron rescatadas 31 personas mientras que en Santa Rosa se desplegó un intenso operativo para ubicar a una persona desaparecida, que fue hallada y entregada a su familia.

La intervención de helicópteros de la Fuerza Aérea Boliviana permitió la evacuación de 71 personas en la zona de San Julián. Ocho comunidades permanecen anegadas por el desborde del río Grande.




Con ayuda de un Super Puma fueron evacuadas varias familias/Foto: Viceministerio de Defensa Social

Siete departamentos en alerta

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, reconoce la gravedad de las inundaciones que afectan a 60 municipios en siete departamentos. Hasta el domingo, se habrían contabilizado 8.000 familias damnificadas, informó este lunes en Unitel.

A esas cifras, Calvimontes agrega que Santa Cruz "es el departamento más golpeado desde el punto de vista de la producción agrícola". Apunta a las regiones de San Julián, Cuatro Cañadas y el Norte Integrado como las zonas de mayor afectación con comunidades inundadas en su totalidad.





Niños, jóvenes y adultos mayores son llevados a zonas altas en un helicóptero/Foto: Viceministerio de Defensa Civil

Las familias evacuadas cuentan con apoyo del Estado para permanecer en campamentos provisionales con alimentación y vituallas.

Los departamentos de Pando, Chuquisaca y Potosí han sido los menos afectados, aunque todavía se mantienen las alertas para observar la evolución del cauce de los ríos.

A pesar de las precipitaciones intensas caídas en los pasados días, Calvimontes reconoce que la red vial fundamental permanece abierta. Solo en la ruta a los Valles cruceño se registra un tramo "bastante crítico" debido a los derrumbes y la mazamorra. "Más complicadas están las comunicaciones intermunicipales que permanecen bajo el agua" y están totalmente intransitables.

Calvimontes asegura que ya se han dispuesto las ayudas necesarias y el desplazamiento de maquinaria pesada para reparar los defensivos afectados ante la perspectiva de mayores lluvias durante el mes de enero.

El desborde del río Grande en Pailón obligó a la evacuación de numerosas familias.







Comentarios