Escucha esta nota aquí

La semana que concluye estuvo marcada por una protesta de padres de familia que reclamaban que a los gastos que demanda la educación virtual se sumen los aportes mensuales para cubrir los salarios de los maestros que no cuentan con ítems. Aseguran que este esfuerzo lo asumen voluntariamente con el fin de garantizar la educación de sus niños.

Los progenitores exigían la dotación de nuevos cargos de maestros a los centros educativos, porque según un relevamiento de datos de las juntas de padres y las distritales de Educación, solo en la capital cruceña los padres solventan 75.156 horas de clase en colegios fiscales y de convenio, que equivalen a 782 ítems.

Precisamente, esta es la cantidad que se maneja como déficit de cargos de educación en Santa Cruz de la Sierra, pero si se toma en cuenta a las provincias, en total faltan 1.656 ítems en todo el departamento.

Los datos que se recogieron en los diferentes distritos educativos demostraron que la carencia de ítems es un problema recurrente. De hecho, la capital cruceña concentra la mitad del requerimiento de todo el departamento.

En el distrito educativo 1, los papás solventan 2.696 horas de clases, lo que equivale a 28,08 ítems; en el distrito 2 pagan 7.888 horas, lo que representa 82,17 ítems; en el distrito 3, los progenitores cubren 32.876 horas, equivalentes a 342,46 cargos; y en el distrito del Plan Tres Mil, 31.696 horas, haciendo 330,17 ítems.

Según cálculos de los padres, solo en el Plan Tres Mil los aportes mensuales para cubrir los 330,17 ítems faltantes alcanzan los Bs 864.000. Esto considerando que por cada hora de clase, un educador recibe una remuneración que va desde Bs 15 y Bs 18, manifiesta Jean Luis Aguilar, presidente departamental de Educación de Madres y Padres de Familia de Santa Cruz.

“Ese es el monto que cubrimos los padres de familia solo en el Plan Tres Mil, que es uno de los distritos donde más ítems de educación se necesita”, dice Aguilar.

Agrega que ahora con la modalidad a distancia, el gasto para los padres se ha duplicado porque tienen que comprar megas o pagar el servicio de Wifi para las clases virtuales, sin contar las fotocopias y otros materiales de apoyo que deben comprar para las clases a distancia.

Los aportes mensuales por cada progenitor oscilan entre los Bs 10 y 40, lo que para muchas familias resulta una carga económica difícil porque tienen que cubrir cuotas de más de un niño. Y es que, a pesar de que los escolares no están asistiendo a las aulas, los papás deben cumplir con las mensualidades para garantizar las clases virtuales.

Este es el caso de Martha Durán, que tiene tres niños inscritos en un colegio de convenio y por cada uno aporta Bs 20, por lo que solo en las cuotas del colegio gasta Bs 60 cada mes.

“Si a esto le agregamos los gastos en internet, por lo menos son unos Bs 400 para el estudio de mis niños, sin contar los materiales que les piden, lo que es difícil de cubrir”, dice esta madre de familia, que es vendedora ambulante y se hace cargo, a solas, del sustento de su familia.

“La falta de ítems es una falencia que se viene arrastrando desde hace varios años y, pese a los compromisos asumidos por las autoridades educativas, no se da solución”, agrega el representante de los padres de familia, al indicar que esperan que las autoridades educativas cumplan el compromiso de dotar de los cargos de nueva creación antes de abril.

Por su parte, Marcel Soliz, presidente de la Junta Departamental de Padres de Familia, asegura que el déficit de ítems de educación es mucho mayor que el que se está manejando oficialmente, pues sabe que alcanzan los 3.000 cargos, considerando la deuda histórica y el crecimiento vegetativo del departamento.

Al respecto, el titular de la Dirección de Educación (DDE), Gilberto Molina, manifestó que  ha enviado los informes respectivos al Ministerio de Educación sobre la necesidad de cargos en la región y ha solicitado la dotación de los 1.656 ítems. Se espera que la primera semana de abril se concrete la dotación de los nuevos cargos, en función al presupuesto que asigne el Ministerio de Hacienda, dijo Molina.

“Ya se enviaron los requerimientos al Ministerio de Educación y esperamos tener respuesta hasta la primera semana de abril”, insistió el titular de la DDE.

Problemas con la plataforma

Otra dificultad que enfrentan los escolares y los maestros es el acceso a la plataforma virtual gratuita del Ministerio de Educación, que sigue teniendo problemas de saturación.

La representante de los maestros urbanos, Ericka Bráñez, recordó que el Ministerio de Educación puso a disposición la plataforma Educa Bolivia para las clases virtuales y emitió una instructiva para que sea usada de forma obligatoria por los colegios fiscales y de convenio.

Sin embargo, hasta la fecha son pocos los que pueden acceder a esta herramienta porque el sistema se satura a cada momento, dada la alta cantidad de usuarios, indica la dirigente de los maestros urbanos.

En ese sentido, Bráñez reiteró el pedido de que se autorice que los colegios que tienen sus propias plataformas puedan usarlas y que también se contemple el Zoom como soporte para dictar clases.

“Es lamentable que hasta el momento la plataforma educativa del Ministerio de Educación esté saturada y colapsada. Hemos indicado que, si este soporte no resiste la cantidad de estudiantes y maestros de todo el país, se autorice el uso de otras herramientas digitales. Hay colegios que han hecho el esfuerzo de crear su propia plataforma y desde el Ministerio de Educación se debería respetar. Lamentamos que el Ministerio (de Educación) quiera obligar a usar la plataforma Educa Bolivia, siendo que esta herramienta no da las garantías para dar las clases”, dijo Bráñez.

Además, dijo que el sector pide que el Ministerio de Educación cumpla con la entrega de cartillas impresas, computadoras y de internet gratuito para que los estudiantes tengan las herramientas necesarias en las clases virtuales.

Ese también es uno de los pedidos de los padres de familia, que aseguran que a los colegios de la ciudad capital no se han distribuido los materiales oficiales de apoyo, por lo que los padres deben comprar cartillas, libros y otros materiales que sus niños precisan.

Esto también llevó a las juntas de padres a movilizarse esta semana, exigiendo clases semipresenciales. Sin embargo, las autoridades han descartado esta modalidad al menos hasta que finalice el primer trimestre. La posibilidad de un retorno a las aulas, con esta modalidad, recién puede ser considerada el segundo trimestre, pero eso dependerá de la situación epidemiológica.


Ministerio de educación advierte con sanciones a colegios que no cumplan descuentos en pensiones

El ministro de Educación, Adrián Quelca, ratificó los descuentos en las mensualidades de los colegios privados, en porcentajes que van desde el 10% hasta el 35% y advirtió que los centros educativos que no apliquen las rebajas serán sancionados.

Quelca se refirió a este tema a raíz del pronunciamiento emitido por representantes de colegios privados, en el que advierten que aplicarán descuentos de acuerdo con la realidad de cada centro educativo.

El Ministerio de Educación oficializó el 31 de enero la escala de descuentos para los colegios privados: las instituciones educativas cuya mensualidad es de hasta Bs 500, deben aplicar un descuento del 10%; las unidades educativas cuya cuota es entre Bs 501 y Bs 1.500, deben reducirla en 25%; mientras que los colegios con pensiones que superen los Bs 1.501, deberán hacer rebajas del 35%.

El ministro de Educación señaló que estos descuentos se están cumpliendo en todo el país, salvo algunas excepciones, según los reportes. Asimismo, advirtió con sanciones a los centros privados que estén incumpliendo las disposiciones.




Comentarios