Escucha esta nota aquí

Más de un centenar de personas en situación de calle fue retirado hoy del cordón ecológico del río Piraí, luego de las quejas de los vecinos de los barrios aledaños que dicen ser víctimas de robos y asaltos.

El operativo movilizó a cientos de policías, a representantes de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y de la Gobernación, que colaboraron para identificar a los menores de edad, a las personas en situación de calle y a los drogodependientes.

Neil Hurtado, comandante policial del DP-4, dijo que, a diferencia de otros operativos en la misma zona, esta vez no se encontró armas u objetos de valor que se pudieran presumir que fueron obtenidos por robo o algún hecho ilegal.

Los menores de edad fueron derivados a centros de acogida, mientras que los adultos serán contactados con centros de rehabilitación para drogodependientes, para que ellos tomen la decisión de dejar las calles y rehabilitarse.

Comentarios