Escucha esta nota aquí

Berthy Vaca Justiniano - berthy.vaca@grupoeldeber.com

La ciudadana francesa Epivent Brigitte Chantal Simonne, de 73 años, fue hallada muerta en su domicilio el martes 24 de diciembre, víspera de la Navidad. Presentaba signos de violencia en la cara y heridas punzo cortantes en el abdomen, que, al parecer, le provocaron una muerte lenta por falta de auxilio.

El hallazgo tuvo lugar en la casa Nº 3130 de la calle Sergio Echazú, en el barrio La Morita, donde los policías de Homicidios hallaron el cuerpo de espaldas en el ingreso a su sala y con rigidez cadavérica, lo cual indica que el fallecimiento se produjo varias horas antes de la intervención policial.

Por testimonios de los vecinos se supo que la mujer vivía sola y que era consagrada a su vida religiosa, pues todos los días salía por las mañanas a sus quehaceres en la iglesia Testigos de Jehová y retornaba al caer la tarde.

Notaron su ausencia

Algunos vecinos de la calle Sergio Echazú no advirtieron nada extraño, pero una mujer que vive casi al frente dijo haber escuchado dos y hasta tres veces tenues gritos de dolor, alrededor de las 7:00 del martes, pero no pudo percibir de dónde provenían.

Otra persona manifestó haber visto a un hombre de unos 30 años acompañado de un adolescente, parados en la acera de la casa de Brigitte. Sin embargo, no notaron nada fuera de lo normal.

No obstante, en la iglesia a la que la extranjera asistía los domingos, ubicada en el tercer anillo, zona del barrio Alto San Pedro, advirtieron su ausencia, llamaron a su teléfono celular y les preocupó que estuviera apagado. De ese modo, se trasladaron a su casa, tocaron el portón y, como no abrió, alguien subió por la barda y vio un cuerpo en la entrada a la sala, por lo que dieron parte a la Policía.

“A las 7:00 escuché unos quejidos de dolor; salí a la calle a ver qué pasaba, pero no vi a nadie. Ya cuando nos enteramos de lo sucedido, otro vecino nos contó que él había visto a dos jóvenes merodeando fuera de la casa de la señora”, declaró Gloria, una de las vecinas de la víctima.

“Ella salía todos los días a pie. Iba a su iglesia y hacía otras actividades ligadas a su religión”, comentó otro vecino.

Óscar Gutiérrez, director de la Felcc, informó que una de las hipótesis es el robo de especies, pero no se descarta otro motivo, pues no se llevaron objetos de valor que habían en la casa, solo el celular de la víctima.

Asimismo, no se advierte forzamiento en el portón ni en las puertas interiores de la casa. “Al parecer, bajaron la palanca del medidor de energía eléctrica y posiblemente esa acción hizo que la señora saliera a ver qué pasaba y se presume que fue una treta de los delincuentes para ingresar al inmueble y cometer el delito”, explicó Gutiérrez. La casa no tenía cámaras de vigilancia, pero en la esquina de la calle hay una, cuyas imágenes fueron solicitadas para ver si hay indicios de los autores.

En Riberalta, buscan a sujeto que mató a puñaladas a un niño que defendía a su hermana de un abuso
Un niño de 10 años fue asesinado, al menos, de ocho puñaladas en Riberalta (Beni) y su hermana, de 14, resultó herida de gravedad por un sujeto que sería el tío de las víctimas.

El trágico suceso, que conmocionó a gran parte de la ciudad beniana, sucedió la madrugada del día de Navidad en el barrio Villa Caminos, donde lamentaron el deceso del pequeño y han iniciado una movilización pidiendo ayuda económica a la población riberalteña para tratar de salvar la vida de la chica de 14 años, que se debate entre la vida y la muerte en un hospital local.

Según la Policía, el autor del hecho es un tío de los menores, el cual, en estado de ebriedad, entró a la casa donde ambos estaban solos e intentó abusar sexualmente de la adolescente. El niño salió en defensa de su hermana y el individuo lo atacó con un arma blanca, provocándole heridas mortales.

Acto seguido, la chica también recibió cinco puñaladas del sujeto, que posteriormente se dio a la fuga y ahora está siendo buscado en varios puntos del departamento de Beni y se ha dado la alerta para su captura en el resto del país, dijo el comandante del Comando Amazónico de la Policía, Jorge Ramírez Loras.