Escucha esta nota aquí

Se estima que entre el 4 y 5% de la población mundial padece de apnea nocturna, una enfermedad respiratoria que se caracteriza porque la persona, cuando está dormida, para de respirar durante varios segundos (hasta 10 segundos), varias veces y en toda la noche.

Esta patología, también llamada síndrome de apnea obstructiva del sueño, se presenta porque, en las vías aéreas superiores, especialmente en la parte posterior de la garganta, ocurre un colapso de la mucosa de forma repetitiva y el aire no puede pasar. Entonces, la persona no puede respirar hasta que pasan varios segundos. Este cuadro se puede dar solo o ir con ronquidos.

En Santa Cruz, el doctor David Grinstein, otorrinolaringólogo, aplica una técnica, que según él, es efectiva y la recomienda para las personas que padecen este mal. El tratamiento utiliza laser Erbio YAG, que interviene varias regiones de la mucosa, el paladar y la boca. El resultado es el aumento de la resistencia del tejido, el cual se retrae en cierto grado.

Según Grinstein, este tratamiento mejora el problema de la apnea y el ronquido en grado muy variable de persona a persona, pues existen pacientes con problemas de ventilación nasal que requieren un tratamiento especial. “Es el mejor tratamiento que existe para la apnea nocturna, porque es indoloro, no hay necesidad de aplicar anestesia y es ambulatorio”, manifestó.

Las causas de la apnea pueden ser varias: flacidez de la mucosa del paladar y otras zonas de las vías aéreas respiratorias superiores, desvíos del tabique nasal, exceso de peso, aumento del volumen de la mucosa de la nariz, etc.

Esta patología provoca que el sueño no sea reparador, que el oxigeno no llegue de forma adecuada al cerebro y, en formas más graves, que el paciente sufra de hipertensión arterial sistémica, infarto de miocardio, muerte súbita, accidente vascular, diabetes, somnolencia, entre otros.