Escucha esta nota aquí

En plena escalada de la tercera oleada de coronavirus la crisis sanitaria golpea al departamento de Santa Cruz. Ante la falta de respuesta del Gobierno nacional para el pago y renovación de los contratos del personal que atiende los servicios de Covid-19, los médicos cumplen este viernes un paro nacional.

Mientras tanto, el hospital Japonés, uno de los principales centros de referencia del departamento, advierte que desde este sábado no recibirá más pacientes en sus áreas de Covid-19 para “cuidar la vida” de los 33 que tienen en estado crítico.

Son más de 600 contratos eventuales que fenecerán este domingo 9 solo en Santa Cruz y, ante la emergencia, el secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación, Fernando Pacheco, anunció que el Gobierno Departamental renovará 303.

La Comisión Nacional de Salud (Conasa) ratificó el paro nacional de 24 horas, también ante la falta de respuesta del Gobierno al pedido de ampliación de los contratos, además de otras demandas que tiene el sector.

“Estamos reclamando algo justo. Queremos que nos escuchen porque somos los que damos la vida en esta pandemia”, indicó el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Luis Larrea, al dar a conocer la determinación del Conasa.

El paro se cumple en el sistema público y de la seguridad social, pero se han reforzado las Emergencias para no dejar sin atención los casos urgentes ni a los pacientes con síntomas de Covid-19.

El presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, indicó que esperaron hasta último momento que el Ministro de Salud, Jeyson Auza, los convoque a dialogar, lo que no ocurrió, por lo que lamentó la falta de interés para escuchar al sector, después de siete cartas enviadas y 25 días de espera.

“Se ratifica el paro a nivel nacional en todo el sistema de salud: subsistemas público, de la seguridad social y privado. Ante el no ‘importismo’ del ministro, vamos al paro. Lo único que pedimos es diálogo para tratar varios temas. Ya no es solamente la Ley de Emergencia Sanitaria, sino la falta de recursos humanos, de espacio físico para internar a los pacientes, la falta equipamiento y de espacios en las terapias intensiva, la falta vacunas, además que hasta ahora no sabemos cuál es la estrategia para enfrentar la tercera ola con una nueva cepa”, dijo Anzoátegui.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, calificó el paro de los médicos como criminal, porque se da en un momento en que la población requiere atención por la escalada de casos de coronavirus.

Hospital Japonés

El hospital Japonés es uno de los centros hospitalarios más afectados por esta situación porque se quedará sin 142 profesionales que trabajan en los domos Covid del hospital y en el servicio de Emergencia, donde hay en estos momentos 33 pacientes críticos con Covid-19.

“Estamos por concluir los contratos. Son 142 profesionales, entre médicos y enfermeras, que vienen trabajando desde el 9 de febrero sin haber percibido sueldo. Sus contratos vencen el 9 de este mes, por lo que el 10 ya no tendríamos personal y en estos momentos tenemos 33 pacientes críticos, de los cuales 22 están con ventilación mecánica y requieren atención las 24 horas. Al no tener respuesta del Ministerio de Salud hemos decidido que a partir del sábado no vamos a recibir ningún paciente más en las áreas del Covid-19, tenemos que centrar la atención de estos 33 pacientes en una sola área. Lo hacemos para garantizar la vida de los pacientes que están internados”, dijo directora del Japonés, Neisy Surriabre, en rueda de prensa.

La médica Delia Gutiérrez, del área de Emergencia, indicó que actualmente también están saturados otros servicios del hospital, por lo que descarta la posibilidad de redistribuir el personal para suplir los puestos que quedarán vacantes.

El responsable del domo 2, Raúl Torrico, lamenta la situación y dice que es tan grave que este espacio se quedaría sin nada de personal, pues incluso él tiene contrato eventual y está por concluir este domingo.

El coordinador de los domos, Richy Hurtado, explica que en el domo dos hay 15 pacientes en estado crítico. “Son pacientes intubados que no se pueden mover, por lo delicado de su estado y tampoco hay dónde moverlos. El sistema está colapsado”, remarco.

Esta situación es lo que lleva a las autoridades a tomar la decisión de cerrar uno de los domos y concentrar los pacientes en un solo ambiente.

Nuevas autoridades

En medio de este problema, este jueves fueron posesionados Freddy Jiménez Ribera, como director del Servicio Departamental de Políticas Sociales y Erwin Viruez Soleto, como director del Servicio Departamental de Salud (Sedes).

Tras asumir el cargo, el nuevo director del Sedes indicó que asume este reto en una situación tremendamente crítica, y cuestionó al Ministerio de Salud por no cumplir con el compromiso asumido con los profesionales de salud que han sido contratados para reforzar la atención contra el Covid-19.

Respecto a las vacunas, indicó que el avance de la inmunización en el departamento dependerá de la dotación de las dosis y que esperan que el 15 de mayo, cuando se anuncia la llegada de más de un millón de vacunas, puedan impulsar este plan, porque se están habilitando centros de vacunación masiva y se están estableciendo alianzas estratégicas en un trabajo coordinado con el municipio. 

En este momento se cuenta con 23 puntos de vacunación en el área urbana y 50 en el área rural, pero se aumentarán más todavía.

También han fortalecido los equipos de la cadena de frío para poder recibir dosis que ha comprometido el Gobierno nacional.



Detección en los barrios

Una de las acciones en conjunto que impulsa el Sedes junto con el municipio de Santa Cruz de la Sierra es la desconcentración hacia los barrios de los procedimientos para la detección de pruebas contra el Covid. Ayer inauguraron un punto de atención en la plaza de El Mechero, ubicado en el Plan Tres Mil, al frente de la Subalcaldía del distrito 8.

Hasta este momento, las pruebas masivas se realizaban en el Cambódromo, pero ahora pretenden extender este servicio a todos los distritos de la ciudad y los centros de salud.

El secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación acompañó en este acto al alcalde Jhonny Fernández.
Pacheco indicó que no solo se trata de pruebas anticovid, de las cuales se está comenzando con 5.000 unidades, sino también de medicamentos para la atención médica. 

“El trabajo es en conjunto entre la Gobernación y el municipio, y creemos que ese es el ejemplo para que todos los otros municipios lleven en conjunto (el trabajo por) con la Gobernación”, puntualizó.

Las autoridades departamentales presionan al Gobierno por el temor del impacto de la tercera oleada de casos que en este momento está en ascenso y que tiene saturados los servicios de terapia intensiva. Además, la población está con la incertidumbre por el retraso de las dosis comprometidas para masificar la inmunización en todo el país.

Foto: Gobernación / Ayer se posesionó al director del Sedes y al de Políticas Sociales

Foto: Juan Carlos Torrejón / La atención en los hospitales estará reducida a las áreas de emergencia por el paro de los profesionales.

Comentarios