Escucha esta nota aquí

Eran 15, pero quedaron diez. A algunos se les cruzó un imprevisto y a otros sus familiares no los dejaron partir debido a los riesgos.

Una decena de médicos, la mayoría generales, conformó la brigada voluntaria Soldados de Jesús y con el apoyo de la aerolínea Amaszonas se trasladó hasta el departamento beniano para reforzar las filas de profesionales en Medicina que se encuentran diezmados y extenuados en la lucha contra el coronavirus.

Comandados por Diego Chávez, permanecerán 21 días en Beni y se someterán a las disposiciones del Servicio Departamental de Salud (Sedes), que definirá dónde trabajarán. Inicialmente les dijeron que podría ser con los más de 70 indígenas del Tipnis que se encuentran varados en Trinidad sin poder retornar a sus comunidades, o con los habitantes de San Ramón, golpeado por el Covid-19.

Historias dignas de contar

El líder de todos los profesionales, Diego Chávez, es diabetólogo, casado y padre de cuatro hijos, entre 12 y 2 años, uno de ellos estará de cumpleaños en ausencia de su progenitor.

Vive en Santa Cruz, pero nació en Magdalena, por eso el drama que viven los benianos le toca fibras íntimas. "Dios puso en mi corazón el deseo de ayudar y esta carrera es tan hermosa que me da la oportunidad de apoyar. En las guerras van los soldados, en pandemia nosotros somos los soldados", dijo.

Le costó conseguir permiso en su casa. "Tiene sus riesgos, pero estamos yendo con el mejor anticuerpo, con la mejor protección. Dios tiene nuestros caminos ya designados, nos contaminemos o no, solo Él sabe. Costó que me den permiso, pero me brindaron apoyo y con ese apoyo voy mucho más convencido. Fue difícil dejarlos, despedirse", cuenta mientras se le nublan los ojos.

Foto: Diego Armando Chávez, el líder de la brigada



Ever Juan Ayma es médico general, ecografista, dice que una de las principales razones para ir fue la mortalidad y el drama de los médicos. "Nos mueven los casos que vimos en Beni, los colegas que se han infectado y han abandonado a algunos, ellos tienen familia. Ver esa situación por la que atraviesa Beni nos ha conmovido para conformar este grupo y ayudar. Estaremos 21 días. Además, nos llama la atención la cantidad de muertos que hay en tan poca cantidad de infectados. Santa Cruz tiene más infectados, pero menor mortalidad", argumenta.

Foto: Ever Ayma, uno de los Soldados de Jesús

Romel Masías es médico cirujano. Cuenta que recibió la invitación para hacer una brigada voluntaria que debía trabajar en Beni. "Viendo la realidad que están viviendo y por la vocación que tenemos de servir y en esta situación del coronavirus, es un llamado. Para mí es una meta cumplida porque estamos donde la gente necesita, no podemos quedar indiferentes" sostiene.

Tiene esposa y un pequeño de un año y no fue fácil la decisión de viajar. "La familia sabe que uno se expone, pero entiende la vocación. El médico siempre está expuesto a todo tipo de situaciones, tristemente en nuestro país el médico no es bien valorado, pero lo importante es que queda clara nuestra vocación de ayuda y que mis conocimientos contribuyen", defiende.

Foto: Romel Masías, médico voluntario, esposo y papá de un niño de un año

Mariana Jiménez es una de las tres mujeres que conforman el grupo de doctores. Recién salió de la universidad, Uagrm dice su bata.

Dejó la compañía de sus padres en Montero Hoyos, dice que le costó convencer a los de su casa, sobre todo a su madre, "al final me dio su bendición, sabe que es mi vocación".

Asegura que no tiene miedo porque va de la mano de Dios, pero que ya siente nostalgia de sus progenitores.

Foto: Mariana Jiménez, joven y solidaria profesional de la Medicina, ya se encuentra en Beni 

Comentarios