Escucha esta nota aquí

Terminó el ultimátum que dieron los profesionales médicos a la Alcaldía para que declare una cuarentena rígida que permita contener el contagio de coronavirus y ahora definirán medidas de presión para hacerse escuchar. No descartan protestas, paro escalonado ni huelga de hambre.

El número de infectados y de fallecidos en el departamento batió récord en la jornada de ayer.

En un intento de acercamiento, la Alcaldía convocó a una reunión al sector y a las autoridades de salud del departamento; sin embargo, el representante del Colegio Médico abandonó la cita, al considerar que no se atendió su demanda. La alcaldesa interina, Angélica Sosa, tampoco estuvo presente, por lo que la secretaria de Finanzas, Sandra Velarde, fue la que dirigió el encuentro.

Henry Aguilera, representante del ente colegiado, informó sobre una reunión esta tarde para definir las acciones a seguir, donde estarán la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Salud Pública(Fesirmes), el Colegio de Enfermeras, Bioquímicos, el Colegio Médico y directores de hospitales.

“No se descartan bloqueos esporádicos, marchas, paros escalonados e incluso huelgas”, advirtió.

Reclaman las condiciones de trabajo, porque hay hospitales con el 50 por ciento de personal con baja médica y que están saturados.

En medio de esta situación, se adelantó que en una semana, el Sedes habilitará 25 camas de terapia intensiva y procederá a la contratación de cerca de 700 profesionales para reforzar los hospitales de tercer nivel.

Al respecto, Aguilera indicó que no es suficiente porque también se precisa personal para los hospitales de segundo nivel y centros de primer nivel.

Las autoridades municipales y del Sedes analizaron también el índice de contagio y se habló de coordinar para pedir al Gobierno central equipamiento que permita reforzar la atención en las terapias en esta segunda oleada del coronavirus. Santa Cruz sigue siendo la región más golpeada con los casos. Solo ayer el contagio llegó a un récord de 1.212 nuevos afectados en el departamento, con lo que suman más de 72.067 en lo que va de la emergencia. El número de fallecidos también superó las cifras de la semana con 17 personas que perdieron la vida por Covid-19.

Sobre el curso de la pandemia, el viceministro de Salud, Álvaro Terrazas, indicó que tres de cuatro proyecciones realizadas por especialistas del Ministerio de Salud anticipan que Bolivia vivirá en febrero el pico más alto de la segunda ola de contagios de Covid-19.

“Haciendo la proyección sobre la velocidad de propagación, tenemos cuatro escenarios distintos que nos muestran que en febrero estaremos alcanzando el pico en tres de los cuatro escenarios, dependiendo de la velocidad de propagación, puede ser en la primera semana, a mediados o finales, pero tres factores indican que el pico llegará el próximo mes”, afirmó Terrazas.

Los trabajadores

La dirigencia de los trabajadores del sector salud también tomará determinaciones, porque tiene su pliego de peticiones y también respalda el pedido de cuarentena rígida.

El representante de los trabajadores, Robert Hurtado, lamentó que no fueron tomados en cuenta para la reunión con la Alcaldía, pero dijo que hace tiempo vienen pidiendo una cuarentena rígida, porque los más expuestos son los trabajadores y profesionales. Recalcó que solo en su sector, que son más de 10.000 en la ciudad capital, contabilizan 56 muertos por Covid-19 y más de 300 contagiados.

Paralelo a la demanda de la cuarentena rígida, también comenzarán movilizaciones exigiendo mejor atención en la Caja Nacional de Salud, porque aseguran que para recibirla les exigen la última boleta de pago, siendo que es el Ministerio de Economía el que las emite, y eso lleva su tiempo, por lo que  recién han recibido la de octubre.

A eso se suma que los trabajadores están sobrecargados porque no se está supliendo a los que están de baja y también se está haciendo volver a los que tienen enfermedades de base y a los que tienen 75 años. “No vamos a dudar en salir a las calles. Nos estamos curando con nuestro propio dinero y no hemos recibido ningún bono, ninguna canasta”, cuestionó Hurtado.

Otra demanda pendiente del sector es que exige ser tomado en cuenta en la devolución de aportes a la AFP.

Tensión por las competencias

La saturación en los hospitales también saca a flote la responsabilidad en los centros de segundo y tercer nivel.

El fallecimiento de Efraín Poma Pinaya, en las primeras horas de este miércoles luego de recorrer por al menos cuatro centros hospitalarios, donde lo rechazaron por falta de camas, fue uno de los casos que obligó a repasar las necesidades.

Poma, primero ingresó al centro de salud Los Olivos, pero como era un caso para ser atendido en un hospital de tercer nivel, lo mandaron al Hospital Francés y de ahí lo derivaron al hospital Pampa de la Isla. Finalmente, en el Japonés se le acabaron las esperanzas porque también lo rechazaron y tuvo que retornar al Pampa de la Isla. Horas después el hombre, de 64 años, falleció.

Sobre este caso, el director del Sedes, Marcelo Ríos, afirmó que se inició una investigación y  nadie puede evadir responsabilidades; sin embargo, indicó que faltó “coordinación”, entre los responsables de los hospitales. “Coordinar no es llamar y decir necesito esto, coordinar implica tener la respuesta positiva del establecimiento que va a recibir al paciente”, subrayó.

Marisabel Vaca, secretaria municipal de Salud, dijo que el paciente fue atendido en el Hospital Pampa de la Isla, pero que requería una Unidad de Terapia Intensiva, que disponen los hospitales de tercer nivel, por lo que fue derivado al Japonés.

Al no ser admitido en este último hospital y en otros centros que la hija de la víctima recorrió en una ambulancia, volvió al mismo hospital. Vaca pidió a las autoridades de la Gobernación que se habiliten los domos del Japonés, para que se puedan recibir a más pacientes graves.

Comentarios