El sector salud demanda cinco puntos para llegar a un acuerdo con el Ministerio de Salud, entre ellos ser incluidos en la Ley General del Trabajo e institucionalizar los cargos. Están en paro hace 39 días

El Deber logo
27 de septiembre de 2019, 14:01 PM
27 de septiembre de 2019, 14:01 PM

El Colegio de Médicos de Santa Cruz realizó la mañana de este viernes una asamblea en instalaciones del Hospital San Juan de Dios para definir las nuevas medidas de presión contra el Gobierno nacional y después salió en marcha hacia la plaza 24 de Septiembre; luego de que las conversaciones con la ministra de Salud, Gabriela Montaño, no llegarán a un acuerdo en los últimos días

Este viernes, cuando se cumplen 39 días del paro médico, el sector analiza nuevas medidas de presión y reitera que no acepta a Montaño para continuar con el diálogo, exigen la presencia de otro ministro o del presidente Evo Morales.

“Es una gran asamblea a la que hemos invitando a los médicos y a la población para reivindicar lo que pedimos y que la ministra entienda que no es válida para nosotros”, manifestó Wilfredo Anzoátegui, vicepresidente del Colegio Médico de Santa Cruz, en contacto con la prensa.  

Los médicos exigen al Gobierno el cumplimiento de cinco puntos: la inclusión del sector a la Ley General del Trabajo, la declaración del área de salud como sector estratégico, la abrogación de la Ley 1189 de fortalecimiento de la CNS, la institucionalización de cargos y la inclusión del sector en la implementación de la ley del cáncer.

Los profesionales en salud también ratifican la huelga de hambre prevista para la próxima semana. “Esta ratificada la marcha, estamos ratificando el paro, además, la huelga, que nuestro comité está viendo ya el tema logístico para iniciar los piquetes en el San Juan de Dios”, explicó. 

El galeno dijo que no perjudican la atención en salud, porque en emergencias se atiende a los pacientes. También expresó que la movilización de su sector es una lucha por sus derechos y enmarcada en la CPE. 

La marcha está integrada por unas 500 personas entre médicos, enfermeras, bioquímicos y estudiantes universitarios de la Gabriel René Moreno.